Nuestra Señora de Guadalupe y la fe filipina

En 2017 asistí una Santa Misa en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe en San Pedro Macati (nombre original de la Ciudad de Makati) en celebración de la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. Durante la Misa que fue celebrada por Cardenal Gaudencio Rosales, de repente tuve una comprensión: me di cuenta de que cada vez que practico mi fe católica, doy esplendor a mi identidad filipina, y cada vez que profeso mi identidad filipina, rindo homenaje al catolicismo.

Virgen de guadalupe1.jpg

Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona Celestial de Filipinas, ruega por nosotros.

¡Viva la Virgen de Guadalupe! 😇

Advertisements

La Inmaculada Concepción en la Historia de Filipinas

 

Murillo immaculate conception.jpg

“La Inmaculada de los Venerables”, óleo sobre lienzo por Bartolomé Esteban Murillo (1678).

Hoy el mundo cristiano celebra la Fiesta de la Inmaculada Concepción. Es un artículo de fe del Catolicismo, la religión de innumerables personas del mundo hispano. El dicho dogma dice que María fue eligida por el Señor Dios (como anunciado por el Arcángel Gabriel) ser la madre de su único hijo, Jesucristo, el salvador del mundo y la segunda persona del Dios Trino. María no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.

¿Sabían que, aunque la Fiesta de la Inmaculada Concepción fue declarada como un dogma Católico Romano el 8 de diciembre de 1954, la devoción a la Inmaculada Concepción ya estaba extendido en España? ¡Y la misma devoción hasta llegó a las Islas Filipinas en el siglo 16!

La Basílica Menor y Catedral Metropolitana de la Inmaculada Concepción, ampliamente conocido como Manila Cathedral o Catedral de Manila, fue consagrada a la Inmaculada Concepción en 1571 (todavía no era una basílica en aquel entonces). Diez días después, cuando la iglesia fue reconstruido, la diócesis hizo Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción como su santa patrona.

La fiesta de la Inmaculada Concepción es un Día Santo de Obligación.

Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, santa patrona de Filipinas, ruega por nosotros.

PEPE ALAS

Basílica Menor y Catedral Metropolitana de la Inmaculada Concepción en la ciudad murada de Intramuros.

 

Mi identidad nacional

PEPE ALAS.jpg

Mi cristianismo (catolicismo) y mi idioma (castellano) completan mi ser filipino. Si quito de la fibra de mi ser uno o dos de estos elementos centrales de mi identidad nacional, entonces me convertirá en un mero “filipino sólo por la ciudadanía”. La identidad filipina verdadera y completa dentro de mí dejará de existir. Es nunca suficiente hablar en castellano ni saber la historia verdadera de Filipinas para hacerse un filipino verdadero. El aspecto religioso del mismo tema no debe ser pasada por alto ni minimizado. No estoy orgulloso de ser Pinoy ni Pilipino — ¡estoy orgulloso de ser FILIPINO!

Publicado originalmente en ALAS FILIPINAS.

 

How Spanish is spoken in Filipinas

The following video shows how Spanish is spoken as an authentic Filipino language.

The recordings on this video (edited by Neptuno Azul) were made by Spanish scholars Antonio Quilis and Celia Casado-Fresnillo as they were interviewing native Filipino Spanish speakers. Their research resulted in the book “La Lengua Española en Filipinas” which was published ten years ago in Madrid, Spain.

The Spanish spoken in Filipinas is a variant of standard Spanish, or Spanish spoken in Spain, particularly in the capital which is Madrid. Unknown to many, there are several variants of Spanish (Colombian Spanish, Argentinian Spanish, Puerto Rican Spanish, etc.) as there are many variants of Tagálog (Batangueño Tagálog, Manileño Tagálog, etc.). Ours is very similar to the variant spoken in México because from there our country was ruled by Spain (México was then known as “Nueva España” or New Spain) from 1571 to 1821. During that period, there was much Spanish and Mexican emigration to Filipinas, hence the linguistic similarities.

As can be heard from the video, Filipino native speakers of Spanish do not speak the language as fast as other Spanish speakers from other countries. Perhaps the most obvious difference between Spanish Filipino and standard Spanish is that the voiceless dental fricative or /θ/ is not distinguished from the voiceless alveolar sibilant or /s/, a characteristic that we share with our Latin American counterparts (this lack of distinction between /s/ and /θ/ is called the seseo). There are other linguistic characteristics such as the yeísmo, the non-aspiration of the /s/, the shifting of the [ɾ] and [l] at the end of syllables, etc. These distinctions are best observed in a classroom setting (effectively provided by the Instituto Cervantes de Manila).

Another good example of Filipino Spanish can be heard right here, spoken by no less than our country’s first president, Emilio Aguinaldo.

While it is true that Spanish was not spoken as a first language by many Filipinos compared to other Spanish overseas subjects, it was spoken either as a secondary or tertiary language in our country. Add to the fact that schools during those days also taught French (back then the lingua franca of the international diplomacy), Latin, and even classical Greek and Hebrew. It is thus not surprising that Filipinos during those days were multilingual. A well-educated Tagálog spoke not just his cradle language but also Spanish and other languages taught to him in school. A Visayan wrote not just in Cebuano or Hiligaynón or Aclanon but also in Spanish. A Bicolano uttered his prayers in three languages: Bícol (Bícol Naga, Rinconada, etc.), Spanish, and Latin, perhaps even more. But it cannot be denied that the prevailing language back then was Spanish, the language that wove together both national unity and identity.

Whatever happened to Filipino dignity?

I don’t post stuff like this, but this is too much. It made my blood really boil!

This shameful video went viral a few days ago. It’s about a Turkish national, later identified to be a certain Yuksel Ibrahim, disrespecting a traffic enforcer along Buendía Avenue in San Pedro Macati (Makati City). For sure, he made a traffic violation, the reason he was flagged down (it was later discovered that he was driving without a license). But he refused to budge, resisted arrest. As can be seen on this video, the Turk even laid his hands on the traffic enforcer (reports say his name is Michael Orcino) and shoved his motorcycle down to the concrete pavement.

It is unthinkable for Filipinos to behave in such a way in other countries, especially in Muslim land. We are very obedient, polite, and law-abiding overseas. Why let foreigners behave like this in our own native land? What’s infuriating about this video is that there are lots of Filipinos around, but they couldn’t put a stop to this imbecilic Turk. Filipinos swallow their dignity and pride in other countries. Why do the same in our own native land?! This is too much!

Yuksel Ibrahim is an Arabic name. He is most probably Muslim. And he’s going for lost in a Catholic country! Could you imagine a Catholic doing the same in a Muslim country?

But the Filipinos seen in this video (including Orcino) are, to my eyes, not true Filipinos. I call them “Bobong Pinóy“. They’re no longer the true Filipinos in the mold of José Rizal, Marcelo del Pilar, Apolinario Mabini, Claro M. Recto, etc. These are the moronic cowards who grew up speaking in Taglish, Anglo-Saxonized (Americanized) to the core, lapsed Catholics who attend only the Novus Ordo (and whenever they feel like it), and who enjoy teleseryes, Pinoy Big Brother, and other TV garbage from sunrise to sunset as if they have become part of their very existence.

A long time ago in Madrid, a hot-tempered Antonio Luna slapped, spat at, and challenged Mir Deas, a Spanish journalist, to a duel when the latter made insults to the former (Mir Deas even mistook Antonio for his brother Juan the painter). And to think that Antonio wasn’t even in Filipinas. A long time ago in Mindanáo, Filipinos (to say “Christian Filipino” during that time was redundant; Filipino was enough) under Governor-General Juan Antonio de Urbiztondo routed pesky Muslim pirates in Joló and other parts (Rizal even wrote a poem about it). Whatever happened to Filipino dignity? Has it gone yellow because of too much acquiescence to both Chinese and US imperialism? Perhaps other countries already noticed this softening of the once mighty Filipino spirit. No wonder they disrespect us. No wonder they ship containers filled with garbage to our ports.

So don’t blame me if I approved of that beating those imperious Aussie cagers got from Gilas Pilipinas several months ago. Don’t blame me if I cheered when Mayor Herbert Bautista slapped an arrogant Chinese drug dealer twice on national TV years ago.

If only I were there in Buendía, I swear, I would have bloodied this Turk’s face and destroyed his car. I would have even cursed at the traffic enforcer for cowardice. I am not a violent person. I do not condone violence. But I cannot for the life of me allow this infuriating scene to happen in front of my eyes. I can never for the life of me allow a Muslim, an agent of شيطان, wreak havoc in a Christian land. No, certainly not in my house.

Porque soy FILIPINO ORGULLOSO, no soy Bobong Pinoy.

Hoy en la Historia de Filipinas: el Catálogo Alfabético de Apellidos

HOY EN LA HISTORIA DE FILIPINAS: 21 de noviembre de 1849 — El Gobernador General Narciso Clavería y Zaldúa (Conde de Manila) decretó la impresión del “Catálogo Alfabético de Apellidos” para asignar y estandarizar los apellidos de los filipinos.

La imagen puede contener: texto

Un mito prevaleciente hoy es que cuando tienes un apellido español, significa automáticamente que tienes un antepasado español. Si bien esto puede ser cierto para algunas pocas familias seleccionadas, esta noción no se puede aplicar a todos los filipinos con apellidos hispanos. Cabe señalar que a lo largo de los tres siglos de dominación española, muy pocos españoles llegaron al archipiélago. De hecho, la mayoría de los españoles que llegaron aquí eran miembros del clero.

Antes de que España creara Filipinas en 24 de junio de 1571, la mayoría de los nativos tenían un solo nombre, generalmente descriptivo de la persona. Durante el resto del período español anterior al lanzamiento del dicho decreto, los filipinos comenzaron a usar cualquier apellido español que se ajustara a su gusto. Los recién cristianizados, por ejemplo, suelen elegir los nombres de los santos para sus apellidos. Incluso hubo miembros de la misma familia que tenían apellidos diferentes, por lo que confundieron el registro del censo, la recaudación de impuestos, y otras formas y medios de gobernancia. Los apellidos de ese entonces ni siquiera se transmitían de padres a hijos, ya que los adultos tenían la libertad de elegir el apellido que quisieran usar para sí mismos; José Rizal era un remanente de esta práctica, aunque se puede argumentar que lo usó en diferentes circunstancias).

Clavería resolvió este problema lanzando un catálogo de 60,662 apellidos españoles y nativos para ser distribuidos en las provincias de todo el archipiélago en orden alfabético. La lista también se amplió con la inclusión de los nombres de lugares, plantas, animales, minerales, rasgos de carácter, e incluso apellidos hispanos de origen chino.

La lista de apellidos se distribuyó de acuerdo con los alcaldes mayores que luego enviaron una parte de la lista a cada cura párroco bajo su jurisdicción provincial. Dependiendo de lo que pensaba que era el número de familias en cada barrio o barangáy, el sacerdote asignó una parte de la lista a la cabeza de barangay (jefe de la aldea) quien luego pidió la ayuda del miembro más mayor de cada familia para elegir un apellido para el resto de los miembros de su familia. Al registrar el apellido elegido, el individuo involucrado así como sus descendientes directos lo utilizarían como un apellido permanente.

Extracto del discurso inaugural del Presidente Aguinaldo

Tuve el raro privilegio de asistir una conferencia de historia en el Palacio de Malacañán, la residencia oficial del presidente de Filipinas, el pasado viernes por la tarde. Después de la conferencia, se nos permitió recorrer el histórico edificio de Kalayaan (palabra tagala para la libertad) que es la parte más antigua del palacio. Este edificio alberga el Presidential Museum and Library (museo y biblioteca presidencial).

PEPE ALAS

Dentro de la biblioteca en el segundo piso, me di cuenta de este retrato de Emilio Aguinaldo, primer presidente de Filipinas, con un mensaje en español. Resulta que es un extracto de su discurso inaugural cuando le declararon como presidente de la Primera República de Filipinas.

46393255_1130965237079390_2643940528357376000_n

Simplemente no importen los errores tipográficos.

Este discurso fue pronunciado el 23 de enero de 1899 en Malolos, Bulacán, en un momento en que España acaba de perder el control de Filipinas, y los EE.UU. esperaban con ansias codiciosas la adquisición del archipielago. Pero este extracto del discurso inaugural de Aguinaldo muestra su confianza y optimismo que, además de la rebelión contra España, nuestra independencia será reconocida por la comunidad de naciones. En caso de que no puedan leer el texto de la foto de arriba, pueden hacerlo a continuación:

Ya no somos insurrectos, ya no somos revolucionarios, es decir, somos desde hoy republicanos, esto es, hombres de derecho con quienes hermanar todos los demás pueblos, mediante el mutuo respeto y el recíproco cariño. Nada falta, pues, para que podamos ser reconocidos y admitidos como Nación libre e independiente…

Grande es este día; gloriosa es esta fecha; y será eternamente memorable el momento este en que se eleva nuestro amado pueblo a la apoteósis de la Independencia.

Tomen nota que este discurso fue leído principalmente a delegados de habla tagalo pero fue leído en español. ¿Algo no está bien? ¿O algo no está mal? 😉