A faded inscription at the Nagcarlán Underground Cemetery

While Filipinos troop to the provinces to visit their beloved dead on All Saints’ Day, many still believe that the proper date of visiting them is on the following day, on All Souls Day. As the name connotes, All Saints’ Day is reserved for the Saints; All Souls Day should be consigned to our dearly departed.

In a video interview, however, Fr. Jojo Zerrudo (parish priest at the Most Holy Redeemer Church in Quezon City and current Catechetical Director and Exorcist of the Roman Catholic Diocese of Cubáo) explains that during the Spanish times, Filipinos attended Mass in the morning of All Saints’ Day to honor the Holiest Souls of the Church. Only after lunch do they go to the cemetery to visit their beloved dead to offer candles, flowers, and prayers. There they stay for an overnight vigil , until All Souls Day.

Throughout the decades, the number of those who have been interred in cemeteries have significantly grown. Public cemeteries seemed no longer big enough to accommodate “newcomers”, prompting families to excavate old coffins and combine recently deceased loved ones with the bones or ashes of those who went ahead of them. Some enterprising businessmen see this plight as an opportunity to earn more money by establishing private cemeteries for those who can afford spacious and stylish graves.

PEPE ALAS

My wife walking towards the chapel. Below it is the underground cemetery.

Perhaps one cemetery in Filipinas that will not get overcrowded with corpses is the underground cemetery of Nagcarlán, La Laguna because it has been converted into a national historical landmark and museum on 1 August 1973 by former President Ferdinand Marcos (its official today is the Nagcarlán Underground Cemetery Historical Landmark). It is the first and only one of its kind in the country as it was built in an arabesque style that, according to critics, is something very unique, aside from the fact that its crypt is 15 feet below the ground. The small chapel above it is used for funeral rites and is enclosed in a garden that stands above a hill and attached to the interior walls of the cemetery. The interiors of the chapel and crypt are adorned with elaborately designed white and blue tiles which look very similar to those at the nearby town church (Iglesia de San Bartolomé Apóstol), leading to the belief that there is an underground tunnel connecting both church and cemetery. The crypt contains more or less 36 niches and tombstones (whose inscriptions are Spanish, Tagalog, and some in English).

PEPE ALAS

Me at the crypt below the ground. Notice the white and blue tiles on the floor, said to be very expensive during the time of the cemetery’s construction. If memory serves right, they’re called Mazurka tiles.

While many stories have been written about this underground cemetery through the years, there’s one peculiar part of it that many people have failed to notice. Two flights down from the chapel is the small crypt —the actual underground cemetery— where it is perpetually dank and dark. On a wall right above the stairs is a faded Spanish inscription dedicated to the faithful departed…

PEPE ALAS

Ve espíritu mortal, lleno de vida
hoy visitaste felizmente este refugio.
Pero después que tu te vayas,
Recuerda que aquí tienes un lugar
de descanso preparado para tí.

(Translation:
Go forth, Mortal man, full of life
Today you visit happily this shelter,
But after you have gone out,
Remember, you have a resting place here,
Prepared for you.)

The inscription is in danger of disappearing forever if not restored by experts. Although flash photography is prohibited to protect the old markings and paint on the walls and tombstones, it is not enough to conserve what needed to be conserved as the place is not safe from humidity.

The crypt of this underground cemetery is historic because it was a secret meeting place for the Katipuneros in the 1890s. It was here where the historic Pact of Biac-na-Bató was planned by Pedro Paterno and General Severino Taiño in 1897.

Since its construction in 1845 by Fr. Vicente Velloc, the same Franciscan friar who supervised the town church’s reconstruction and restoration on that same year (that should explain the similar tiles),  Nagcarlán’s underground cemetery has been used as a public cemetery until 1981. It has since become a tourist spot.

The forested municipality of Nagcarlán is approximately two hours away from Metro Manila, from Alabang, Muntinlupà City by car (or 99 kilometers south of Manila via the City of San Pablo, La Laguna). The historic site of the municipality is open to the public from Tuesday to Sunday, 8:00 AM to 4:00 PM. Admission is free.

PEPE ALAS

And no, it is not haunted.

All photos in this blogpost were taken on 17 April 2012.
Advertisements

Spanish in our history

I stumbled upon this interesting video by Paul who manages YouTube’s Langfocus regarding the brief history of the Spanish language. In just a little over eight minutes, he was able to explain its origins, how it spread out to different parts of the globe, commented on the Spanish-Castellano controversy, and even mentioned the countries that still use it as an official language.

At the 1:13 mark, however, Paul mentioned something hurtful (at least to me). “It also used to be an official language of the Philippines but it is not anymore”, he said.

 

But it’s true, anyway. Spanish was our country’s official language beginning 24 June 1571 but was unceremoniously booted out from the 1987 Constitution, the main reason being that there are only few Filipinos who speak it. While arguments about this reason continue to this day, particularly in various Facebook groups and pages concerning the Spanish language in Filipinas, it cannot be denied that the non-inclusion of the Spanish language in our present constitution is an act of gross disrespect towards our country’s history. In the words of the late Senator Blas Ople, we have “disinvited ourselves” from the Hispanic world when the framers of our present constitution removed Spanish. Just ponder over the following instances…

The proclamation of our independence was read out in Spanish. Our first constitution, the Constitución de Malolos, was written entirely in Spanish. The deliberations of our first congress, the Congreso de Malolos, were in Spanish. The official decrees and correspondences of our first president (Emilio Aguinaldo) and first prime minister (Apolinario Mabini) were in Spanish. Our newspapers which fought against Spain and the United States were in Spanish. Our poets (Claro M. Recto, Cecilio Apóstol, Jesús Balmori, Fernando Mª Guerrero, etc.) who decried US colonization wrote their anti-imperialist verses only in Spanish. THE ORIGINAL LYRICS OF OUR NATIONAL ANTHEM WERE IN SPANISH! The name of our country, Filipinas (and this does not exclude its variations Pilipinas and Philippines), is Spanish! Even our last names and our native cuisine are in Spanish!

Millions of ancient papers documenting our country’s history that are stored in our national archives are in Spanish, still unread, still waiting to be deciphered. That is why this language is an important part of our history and culture. And even in the realm of economics, Spanish is crucial nowadays. Multinational companies pay bigger salaries to Filipinos who can speak the language compared to those who use only English. That is why Spanish should not be made an optional subject in schools. It should be mandatory.

Finally, we have our national hero, José Rizal, who wrote his final love letter to all of us using the Spanish language. Yet here we are now, taking that love letter for granted by reading it only through translations.

Fellow Filipinos, think about it.

A La Patria (Emilio Jacinto)

Tengo problemas con el Katipunan, la sociedad secreta fundada por francmasones en 1892 para liberar Filipinas del gobierno colonial español. La historia general nos enseña que los Katipuneros eran patriotas, héroes que nos liberaron de la tiranía española. Pero he terminado con esa mentira. No estoy diciendo que, aunque francmasones, los Katipuneros eran malvados. Yo sé que muchos de ellos vivieron por un ideal — todos los revolucionarios/rebeldes lo hacen. Pero así lo hace la sociedad contra la que se rebelan. No es de extrañar que José Rizal nunca aprobara la rebelión de Katipunan: comprendió cuál ideal debía permanecer en pie.

Sin embargo, aunque no soy un seguidor de la rebelión tagala, soy un seguidor de la literatura, sobre todo de la literatura bien escrita. Arte por el bien del arte, como ellos dicen. Así que os presento un poema escrito por Emilio Jacinto (1875—1899), uno de los miembros más jóvenes y oficiales de más alto rango del Katipunan. Este poema titulado A La Patria fue dedicado a su patria chica, Filipinas. Se debe notar que durante el tiempo de Jacinto, el concepto de la patria significaba dos cosas: la patria grande y la patria chica. La patria grande inmediatamente se refiere a la Madre España. Por otro lado, la patria chica denota la localidad de uno: en el caso de Jacinto y sus compatriotas filipinos, es Filipinas. Pero en A La Patria que fue escrito el 8 de octubre de 1897 (de hecho, es su aniversario el día de hoy) bajo los cocoteros de Santa Cruz, La Laguna donde vivió como rebelde-refugiado, ya había declarado que su patria grande era Filipinas, “sin el yugo español”.

A los que han leído el Mi Último Adiós de Rizal, se puede notar fácilmente cuán similar es el poema de Jacinto con el del héroe nacional. El de Rizal fue escrito seis meses antes de que Jacinto escribiera el suyo. Ambos poemas están dedicados a Filipinas. Y están escritos en el estilo Alejandrino (verso de catorce sílabas métricas compuesto de dos hemistiquios de siete sílabas con acento en la tercera y decimotercera sílaba). Bueno, sin más preámbulos, os presento A La Patria por Emilio Jacinto.

Talambuhay ni Emilio Jacinto

Emilio Jacinto, el “Cerebro del Katipunan” (imagen: Bayaning Filipino).

A LA PATRIA
Emilio Jacinto

¡Salve, oh patria, que adoro, amor de mis amores,
que Natura de tantos tesoros prodigó;
vergel do son más suaves y gentiles las flores,
donde el alba se asoma con más bellos colores,
donde el poeta contempla delicias que soñó!

¡Salve, oh reina de encantos, Filipinas querida,
resplandeciente Venus, tierra amada y sin par:
región de luz, colores, poesía, fragancias, vida,
región de ricos frutos y de armonías, mecida
por la brisa y los dulces murmullos de la mar!

Preciosísima y blanca perla del mar de Oriente,
edén esplendoroso de refulgente sol:
yo te saludo ansioso, y adoración ardiente
te rinde el alma mía, que es su deseo vehemente
verte sin amarguras, sin el yugo español.

En medio de tus galas, gimes entre cadenas;
la libertad lo es todo y estás sin libertad;
para aliviar, oh patria, tu padecer, tus penas,
gustoso diera toda la sangre de mis venas,
durmiera como duermen tantos la eternidad.

El justo inalienable derecho que te asiste
palabra vana es sólo, sarcasmo, burla cruel;
la justicia es quimera para tu suerte triste;
esclava, y sin embargo ser reina mereciste;
goces das al verdugo que en cambio te dá hiel.

¿Y de qué sirve ¡ay, patria! triste, desventurada,
que sea límpido y puro tu cielo de zafir,
que tu luna se ostente con luz más argentada,
de que sirve, si en tanto lloras esclavizada,
si cuatro siglos hace que llevas de sufrir?

¿De que sirve que cubran tus campos tantas flores,
que en tus selvas se oiga al pájaro trinar,
si el aire que trasporta sus cantos, sus olores,
en alas también lleva quejidos y clamores
que el alma sobrecogen y al hombre hacen pensar?

¿De qué sirve que, perla de virginal pureza,
luzcas en tu blancura la riqueza oriental,
si toda tu hermosura, si toda tu belleza,
en mortíferos hierros de sin igual dureza
engastan los tiranos, gozándose en tu mal?

¿De qué sirve que asombre tu exuberante suelo,
produciendo sabrosos frutos y frutos mil,
si al fin cuanto cobija tu esplendoroso cielo
el hispano declara que es suyo y sin recelo
su derecho proclama con insolencia vil?

Mas el silencio acaba y la senil paciencia,
que la hora ya ha sonada de combatir por ti.
Para aplastar sin miedo, de frente, sin clemencia,
la sierpe que envenena tu mísera existencia,
arrastrando la muerte, nos tienes, patria, aquí.

La madre idolatrada, la esposa que adoramos,
el hijo que es pedazo de nuestro corazón,
por defender tu causa todo lo abandonamos:
esperanzas y amores, la dicha que anhelamos,
todos nuestros ensueños, toda nuestra ilusión.

Surgen de todas partes los héroes por encanto,
en sacro amor ardiendo, radiantes de virtud;
hasta morir no cejan, y espiran. Entre tanto
que fervientes pronuncian, patria, tu nombre santo;
su último aliento exhalan deseándote salud.

Y así, cual las estrellas del cielo numerosas,
por tí se sacrifican mil vidas sin dolor:
y al oir de los combates las cargas horrorosas
rogando porque vuelvan tus huestes victoriosas
oran niños, mujeres y ancianos con fervor.

Con saña que horroriza, indecibles torturas,–
porque tanto te amaron y desearon tu bien,–
cuantos mártires sufren; más en sus almas puras
te bendicen en medio de angustias y amarguras
y, si les dan la muerte, bendicente también.

No importa que sucumban a cientos, a millones,
tus hijos en lucha tremenda y desigual
y su preciosa sangre se vierta y forme mares:
no importa, si defienden a tí y a sus hogares,
si por luchar perecen, su destino fatal.

No importa que suframos destierros y prisiones,
tormentos infernales con salvaje furor;
ante el altar sagrado que en nuestras corazones
juntos te hemos alzado, sin mancha de pasiones,
juramentos te hicieron el alma y el honor.

Si al terminar la lucha con laureles de gloria
nuestra obra y sacrificios corona el triunfo al fin,
las edades futuras harán de tí memoria;
y reina de esplendores, sin manchas ya ni escoria,
te admirarán los pueblos del mundo en el confín.

Ya en tu cielo brillando el claro y nuevo día,
respirando venturas, amor y libertad,
de los que caído hubieren en la noche sombría
no te olvides, que aun bajo la humilde tumba fría
se sentirán felices por tu felicidad.

Pero si la victoria favorece al hispano
y adversa te es la suerte en la actual ocasión,
no importa: seguiremos llamándonos “hermano”,
que habrá libertadores mientras haya tirano,
la fé vivirá mientras palpite el corazón.

Y la labor penosa en la calma aparente
que al huracán precede y volverá a bramar,
con la tarea siguiendo más firme, más prudente,
provocará otra lucha aun más tenaz y ardiente
hasta que consigamos tus lágrimas secar.

¡Oh patria idolatrada, cuanto más afligida
y angustiada te vemos te amamos más y más:
no pierdas la esperanza; de la profunda herida
siempre brotará sangre, mientras tengamos vida,
nunca te olvidaremos: ¡jamás, jamás, jamás!

Divinidad Filipina

Image result for

Foto cortesía de Missosology.

DIVINIDAD FILIPINA
Variaciones sobre un tema
Pepe Alas

(A Gemma Cruz de Araneta)

Gloria y honor nos ha dado
eternamente ella existe;
mágicamente encendió
muchas antorchas mustias que
alumbran puertas de anhelo.

Ceremoniosamente
rocío con catarsis
una gran ráfaga de
zafiros en puro éxtasis.

Adorarla es amar la Patria
respetarla es mostrar la Fe
anunciar la nueva mañana
nunca es completa sin su frente:
entre su sonrisa, hay luz,
tantas flores admiran su aire
a pedibus usque ad caput.

Derechos de reproducción © 2016
José Mario Alas
San Pedro Tunasán, La Laguna
Todos los derechos reservados.
Originalmente publicado el año pasado en mi Facebook.

* * * * * * *

¡Feliz cumpleaños, Gemma!

San Pedro Apóstol Parish Church, 2:00 P.M.

SAN PEDRO APÓSTOL PARISH CHURCH, 2:00 P.M.
Pepe Alas

PEPE ALAS

Iglesia de San Pedro Apóstol en la Ciudad de San Pedro Tunasán, Provincia de La Laguna, Filipinas.

It has always been pallid
this sordidness of lethargy.
I seek solace within
this dark cavern
of columns and chandeliers
leading to an altared brightness
of promise, of hope.

              I try to cultivate an effort
              of versifying feelings
              of caging emotions as golden
              as this altared brightness
              right before me. But only
              shadows confront me. Empty
              pews widen the cavernous
              sordidness of pallor
              scented solely by sampaguitas
              wafting sadly,
              mocked by wall fans that
              shouldn't even be there.
              They are hung dryly
              like Christ, like Christ
              right before me. But
              the supposed holiness
              of my yearning is a
              dark cavern of hopes
              and promises to keep.
     
                                  It has always been like
                                  this: pallid, sordid
                                  lethargic, yet faithful.
Derechos de reproducción © 2016
José Mario Alas
San Pedro Tunasán, La Laguna
Todos los derechos reservados.

Originally posted here.

Un poema dedicatorio escrito por Edmundo Farolán

Tuve la sorpresa de mi vida la mañana después de la Fiesta de la Natividad de la Virgen María. Al iniciar sesión en mi Facebook, vi que el Sr. Guillermo Gómez Rivera publicó un poema en mi muro. No tenía título, ¡pero inmediatamente noté que era un poema dedicatorio para mí! A primera vista, uno pensaría que el Sr. Gómez lo escribió para mí, pero no, porque es diferente el estilo poético — fue en verso libre con rimas adecuadas; el Sr. Gómez casi siempre escribe en endecasílabos. Resulta que este poema fue compuesto por uno de sus amigos más queridos y compañero suyo en la Academia Filipina de la Lengua Española: ¡el Sr. D. Edmundo Farolán Romero!

He conocido al Sr. Farolán desde hace mucho tiempo, cuando yo estaba en mis 20 años, pero sólo a través del Internet. Ambos somos miembros del Círculo Hispano-Filipino, un foro en línea (en Yahoo Groups!) que fue fundado por Andreas Herbig, un ingeniero alemán que, de todas las personas, estaba muy alarmado con la disminución de la lengua española en Filipinas (por un tiempo, yo era el miembro más joven de este grupo).

Pero la primera y única vez que lo conocí al Sr. Farolán de carne y hueso fue durante la presentación de su libro Itinerancias (colección de versos suyos) en el Instituto Cervantes de Manila, y eso fue hace una década.

PEPE ALAS

Izquierda a derecha: un servidor y los Srs. Edmundo Farolán RomeroFernando Ziálcita Nákpil, y Guillermo Gómez Rivera, 22 de mayo de 2007, en el Instituto Cervantes, Ermita, Manila.

Gracias a Facebook, hemos estado en contacto desde entonces. He aprendido a llamarle cariñosamente como «Papá Ed». Incluso tengo una copia de su última novela, El Diario de Frankie Aguinaldo, un cuento llena de patetismos psicodélicos, divagaciones filosóficas de la mente, y soledad poética. Realmente es algo que no se puede dejar de leer especialmente por los «bohemios». De todos modos, sin más preámbulos, les presento orgullosamente la última obra de Papá Ed…

A ti joven
Esperanza de nuestra patria
Con chivos y sombrero tropical
José nombrado por nuestro héroe nacional
Alas cual alas de los Ángeles buenos de Dios
Esperanza de este siglo de Facebook y Blogs
Vienes joven para instalar la nueva internacionalidad
Conectando a todos nuestra identidad
Nuestra hispanofilipinidad
Sangre y hueso según Recto nuestra hispanidad

Esperanza, joven Pepe, de nuestro futuro
En esta edad de computadoras
¡Vuela con tus alas
Para continuar el legado
De nuestros patriotas!

Derechos de reproducción © 2017
Edmundo Farolán Romero
Vancouver, Canadá
Todos los derechos reservados.

Rara vez recibo algo que esté escrito para mí, mucho más un poema compuesto por un escritor reconocido en el mundo filhispánico, así que imagínense lo emocionado que estaba cuando lo leí por primera vez. Y el único otro poema que se escribió para mí era del Sr. Gómez, titulado «Boda Extraordinaria (A Pepe y Yeyette)» pero ese poema era también para mi mujer con motivo de nuestra histórica boda filipiniana que sucedió hace cuatro años. Sea como fuere, ¡ahora tengo dos poemas dedicados a mí que fueron escritos por dos gigantes de la Literatura Filipina que también son los miembros más antiguos de la Academia Filipina y por no hablar de ganadores del Premio Zóbel!

Estos poemas de los Señores Farolán y Gómez siempre me mueven a las lágrimas. Siempre consagraré estos bonitos versos suyos en mi corazón cervantino por el resto de mi vida quijotesca.

El Último Filipino

 

EL ÚLTIMO FILIPINO
Pepe Alas

(Al Señor Guillermo Gómez Rivera)

El último guerrero filipino
Que blande el castellano como su arma
Es un retazo orgullo del pasado
Que inflama la Identidad hoy en día.

Cerca de la Villa Rica de Arévalo
Vorágine de lenguas y cultura
Se formó el gran paladín filipino:
¡Nuestro Guillermo Gómez y Rivera!

Cuánto necesitan los filipinos
Totalmente su radiante persona
En contra de aquellos WASPos diabólicos.

¡Guárdanos, o Hombre Renacentista
Tú vivirás más que todos nosotros
En tanto que lo hispánico persista!

Derechos de reproducción © 2014
José Mario Alas
San Pedro Tunasán, La Laguna
Todos los derechos reservados.
Originalmente publicado en ALAS FILIPINAS con ediciones ligeras.

* * * * * * *

¡Feliz cumpleaños, Don Guimò!