The day Princess Sarah burned Miss Minchin

Esto fue ese día famoso en que la Princesa Sarah Crewe dejó atrás a la Señorita María Minchin con su excelente español. 😂

I saw this video clip making the rounds in Facebook lately: an angry Miss Minchin got burned upon discovering that Princess Sarah was a native Spanish-speaker. The rather humorous video clip is from that famous 1995 Filipino family-drama movie Sarah… Ang Munting Prinsesa (Sarah… The Little Princess) which starred Camille Prats in the titular role (she was 10 years old at the time). The movie itself was adapted from the 1985 Japanese cartoon series Princess Sarah which was then a huge hit at ABS-CBN during the 1990s. The said cartoon’s high ratings prompted the media giant to make a movie out of it through its film outfit Star Cinema.

In the video clip, Miss Minchin, portrayed by the ever-effective Jean García, got miffed when she noticed that Princess Sarah was the only student in her Spanish language class who was not taking up notes. The little princess tried to explain that she already knew the language, but to no avail. Miss Minchin started scolding her. Enter Señor Francisco, portrayed by the late Tony Carreón, a Spanish language teacher who then inquired what the commotion was all about. That was when he found out that the protagonist was half Spanish after all.

Click on the screen grab below to watch the video clip.

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, de traje e interior

This scene was a departure from the cartoon series because in the latter, the students  were learning French instead of Spanish (I should know because I was a follower of the cartoons at that time, so feel free to laugh 😂). I don’t know whose idea it was to change the language setting, but it was a good move considering that this is a Filipino film anyway. French is too foreign compared to Spanish. Besides, the late Tony Carreón himself was a native Spanish speaker. Another one of the actors in this movie, my famous friend Jaime Fábregas, is also a native Spanish speaker. I could just imagine how they gave pointers to Camille Prats on how to speak the language. Also, I do remember a former office mate of mine (Tina Jocson, another native Spanish speaker) telling me that she personally knew Camille’s grandparents (father’s side if I remember correctly). The grandparents themselves were also native Spanish speakers. So I imagine that perhaps Camille knew a smattering of the language.

You might notice how I kept using the adjective “native”. Let me continue reminding the very few readers of this blog that Spanish is a Filipino language. It is not a foreign language. Many Filipinos such as Carreón, Fábregas, and Mommy Tina grew up speaking it as their cradle language. That is why local movie scenes like this really put a smile on my face (with apologies to Thanos).

Enjoy the rest of the day! ¡Un buen día a todos!

Advertisements

Pricey Filipiniana

We complain that Filipinos don’t read. And when they do, they’d rather read foreign authors than their own. But how could they even buy Filipiniana when said books are sold at outrageously high prices?

 

 

Tagbong

La imagen puede contener: árbol, cielo, exterior y naturaleza

Underneath this lush bamboo grove in Tagbong, forest and pastureland of my wife’s family, is my favorite reading and relaxation nook in Abra de Ilog, Mindoro Occidental. Here I can spend hours of reading and contemplation, with nothing but the gentle breeze caressing my skin to reassure me, the melodic gurgling of the nearby river to appease me, and the chirping of mountain birds and cicadas to accompany my blissful solitude. The soft creaking of bamboo canes above my tired soul reminds me that I, too, am blessed. May mankind preserve this paradise for a long time. Happy Earth Day!

La imagen puede contener: árbol, césped, planta, exterior, naturaleza y agua

Debajo de este exuberante huerto de bambú en Tagbong, bosquecillo y agostadero de la familia de mi esposa, es mi rincón favorito de lectura y relajación en Abra de Ilog, Mindoro Occidental. Aquí puedo pasar horas de lectura y contemplación, con nada más que la suave brisa que acaricia mi piel para tranquilizarme, el gorgoteo melódico del río cercano para apaciguarme, y el canto de los pájaros de la montaña y las cigarras para acompañar a mi soledad feliz. El suave crujido de las cañas de bambú sobre mi alma cansada me recuerda que yo también soy bendecido. Que la humanidad conserve este paraíso durante mucho tiempo. ¡Feliz Día de la Tierra!

No hay nada que me detenga

Image may contain: text

Déjame empezar de nuevo.

Cuando comencé este blog a mediados de 2017, planeaba producir al menos un artículo por semana. El plan fracasó cuando la tuberculosis y la neumonía devastaron mis pulmones en diciembre de ese año. Estuve en una pausa de seis meses haciendo cosas banales. No escribí, ni siquiera en papel. Leí algunos libros, pero con moderación.

Cuando regresé a mediados del año pasado, noté que mi habilidad habitual para escribir ya no estaba allí. Se sentía más como una lata que una pasión. Debo admitir que mi dolorosa condición contribuyó a ese letargo. Y creo que trabajar en el turno de noche durante casi dos décadas ya ha afectado a la mente y al cuerpo. Y también está nuestra ridícula condición financiera, las deudas acumuladas, el hambre y el dolor de cabeza… tuve que lidiar todo esto.

El mes pasado fue un susto. Tuve un mal caso de toser, y me aterrorizó ver —aunque en silencio— que había sangre en mi esputo. Pensé que mis viejas nemesas respiratorias estaban de vuelta. Me estaba preparando para otra hospitalización. Afortunadamente, un grupo de oración en Facebook me salvó. Los hallazgos de los rayos X no encontraron nada grave y todo lo que tuve fue bronquitis. Sí, creo en el poder de la oración y los milagros.

Ahora mi última lucha es el trastorno por déficit de atención: he tenido problemas para terminar un libro. Esto ha estado ocurriendo durante el año pasado más o menos. Esto no puede ser, una mala combinación de bloque del escritor y bloque del lector.

Todavía no estoy listo para volver a actualizar esta bitácora. Mi síndrome de dolor está empeorando cada día. Puedo sentirlo. Pero si no ahora, entonces ¿cuándo? Mi pasión no debe ser detenida. Ahora no. Jamás.

Déjame empezar de nuevo.

 

Sobre las luchas de la vida

Vivimos en un mundo que no es perfecto y que nunca puede ser perfeccionado. No importa lo difícil que lo intentemos, no importa cuál sistema de gobierno nos gobierne, el sufrimiento continuará. Pero eso no significa que debemos dejar de hacer nuestra parte. Recuerda que el premio del esfuerzo es el esfuerzo, y es cómo luchamos contra el mal. Tenemos que trabajar por la vida más allá del sufrimiento y de la muerte. Eso es lo que más importa.

Nuestra Señora de Guadalupe y la fe filipina

En 2017 asistí una Santa Misa en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe en San Pedro Macati (nombre original de la Ciudad de Makati) en celebración de la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. Durante la Misa que fue celebrada por Cardenal Gaudencio Rosales, de repente tuve una comprensión: me di cuenta de que cada vez que practico mi fe católica, doy esplendor a mi identidad filipina, y cada vez que profeso mi identidad filipina, rindo homenaje al catolicismo.

Virgen de guadalupe1.jpg

Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona Celestial de Filipinas, ruega por nosotros.

¡Viva la Virgen de Guadalupe! 😇

Mi identidad nacional

No hay texto alternativo automático disponible.

Mi cristianismo (catolicismo) y mi idioma (castellano) completan mi ser filipino. Si quito de la fibra de mi ser uno o dos de estos elementos centrales de mi identidad nacional, entonces me convertirá en un mero “filipino sólo por la ciudadanía”. La identidad filipina verdadera y completa dentro de mí dejará de existir. Es nunca suficiente hablar en castellano ni saber la historia verdadera de Filipinas para hacerse un filipino verdadero. El aspecto religioso del mismo tema no debe ser pasada por alto ni minimizado. No estoy orgulloso de ser Pinoy ni Pilipino — ¡estoy orgulloso de ser FILIPINO!

Publicado originalmente en ALAS FILIPINAS.