El Embarque (Himno a la Flota de Magallanes)

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

EL EMBARQUE
(Himno a la Flota de Magallanes)

–José Rizal–

          En bello día
Cuando radiante
Febo en Levante
Feliz brilló,
En Barrameda
Con gran contento
El movimiento
Doquier reinó.

          Es que en las playas
Las carabelas
Hinchan las velas
Y a partir van;
Y un mundo ignoto,
Nobles guerreros
Con sus aceros
Conquistarán.

          Y todo es júbilo,
Todo alegría
Y bizarría
En la ciudad;
Doquier resuenan
Roncos rumores
De los tambores
Con majestad.

          Mil y mil salvas
Hace a las naves
Con ecos graves
Ronco cañón;
Y a los soldados
El pueblo hispano
Saluda ufano
Con affección.

          ¡Adiós!, les dice,
Hijos amados,
Bravos soldados
Del patrio hogar;
Ceñid de glorias
A nuestra España,
En la campaña
De ignoto mar.

          Mientras se alejan
Al suave aliento
De fresco viento
Con emoción;
Todos bendicen
Con vos piadosa
Tan gloriosa
Heróica acción.

          Saluda el pueblo
Por ves postrera
A la bandera
De Magallán,
Que lleva el rumbo
Al océano
Do ruge insano
El huracán.

5 de diciembre de 1875.

THE EMBARKATION
(Hymn to Magellan’s Fleet)

–José Rizal–

          On fair day
When radiant
Phoebus in the East
Happily shone,
In Barrameda
With great contentment
Movement
Reigned everywhere.

           ‘This because on the shores
The caravels
Swell their sails
And shall depart;
And an unknown world
Noble warriors
With their steel
Shall conquer.

          And all is jubilation,
All happiness
And gallantry
In the city;
Everywhere reverberate
Hoarse sounds
Of the drums
With majesty.

          Thousands and thousands of salvos
Greet vessels
With echoes grave,
Of hoarse cannon,
And to the soldiers
The Spanish people
Render proud salute
With affection.

          Adieu, she tells them,
Beloved sons,
Brave soldiers
Of the native home;
With glories crown
Our Spain,
In the campaign
On sea unknown.

          As they sail away
To the gentle breath
Of the fresh wind
With emotion,
All bless
With pious voice
So glorious
Heroic action.

          The people salute
For the last time,
The flag
Of Magellan,
That is enroute
To the ocean
Where rages insane
The hurricane.

(English translation by Alfredo S. Veloso)

24 de junio de 1571: siempre volveremos a las raíces

Siempre invocamos cuando llega el 24 de junio que la dicha fecha es la misma fecha sagrada cuando se estableció el Estado Filipino (24 de junio de 1571), la base de la actual República de Filipinas.  Hoy se enseñó a todo el país a reconocer esa fecha, a través de un lavado de cerebro sistemático a lo largo de las décadas, simplemente como la fecha en que se declaró Manila como “ciudad capital”. Pero también siempre preguntamos lo mismo: “¿la ciudad capital de qué país?” Porque la lógica dicta que si hay una ciudad capital, debería haber, por supuesto, un país que debería representar.

¿Por qué el encubrimiento?

Gracias al Internet, la verdad sobre la Historia de Filipinas ya no se puede ser escondida. Nosotros filipinos siempre volveremos a las raíces.

¡Feliz 448° cumpleaños, Filipinas!

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Una sencilla celebración con mi mujer.

VOLVAMOS AHORA A LA CIUDAD MURADA
(Pepe Alas)

Volvamos ahora a la ciudad murada
do brotaron todos nuestros anhelos,
esperanzas, amores, alegrías.
Cada adoquín tiene una vida propia,
cada ladrillo, con un breve cuento:
de los informes de los
misioneros mansos y dedicados,
llenados por el Verbo;
correrías de diestros marineros
de las naos castigados por el clima
que han vinculado varios continentes;
la vigilancia de los defensores
de los gruesos muros que han defendido
a los residentes durante muchas
edades, cuando el ruido de las calles
era el galope de las carromatas,
la brisa nocturna se llenaba de
sal fresca y fría de la bahía que
ha sido testigo del crecimiento
de la ciudad de nuestras dilecciones.

Adoquín, ladrillo, baldosa, cápiz,
techos de tejas rojas que coronan
cada caserón, y los campanarios
que muestran campanas que
suenan con cada tirón de esos brazos
jóvenes animados por el aire
vigoroso del ponto:
todos estos trozos de historia y canto
revelan una etapa
cuando la ciudad de nuestros amores
aún estaba rodeada por muros de
nuestros anhelos, nuestras esperanzas,
nuestros amores, nuestras alegrías.
Volvamos ahora a la ciudad murada
para reanimar estos deseos
que nos completarán.

Derechos de reproducción © 2019
José Mario Alas
San Pedro Tunasán, La Laguna
Todos los derechos reservados.

A La Patria (Emilio Jacinto)

Tengo problemas con el Katipunan, la sociedad secreta fundada por francmasones en 1892 para liberar Filipinas del gobierno colonial español. La historia general nos enseña que los Katipuneros eran patriotas, héroes que nos liberaron de la tiranía española. Pero he terminado con esa mentira. No estoy diciendo que, aunque francmasones, los Katipuneros eran malvados. Yo sé que muchos de ellos vivieron por un ideal — todos los revolucionarios/rebeldes lo hacen. Pero así lo hace la sociedad contra la que se rebelan. No es de extrañar que José Rizal nunca aprobara la rebelión de Katipunan: comprendió cuál ideal debía permanecer en pie.

Sin embargo, aunque no soy un seguidor de la rebelión tagala, soy un seguidor de la literatura, sobre todo de la literatura bien escrita. Arte por el bien del arte, como ellos dicen. Así que os presento un poema escrito por Emilio Jacinto (1875—1899), uno de los miembros más jóvenes y oficiales de más alto rango del Katipunan. Este poema titulado A La Patria fue dedicado a su patria chica, Filipinas. Se debe notar que durante el tiempo de Jacinto, el concepto de la patria significaba dos cosas: la patria grande y la patria chica. La patria grande inmediatamente se refiere a la Madre España. Por otro lado, la patria chica denota la localidad de uno: en el caso de Jacinto y sus compatriotas filipinos, es Filipinas. Pero en A La Patria que fue escrito el 8 de octubre de 1897 (de hecho, es su aniversario el día de hoy) bajo los cocoteros de Santa Cruz, La Laguna donde vivió como rebelde-refugiado, ya había declarado que su patria grande era Filipinas, “sin el yugo español”.

A los que han leído el Mi Último Adiós de Rizal, se puede notar fácilmente cuán similar es el poema de Jacinto con el del héroe nacional. El de Rizal fue escrito seis meses antes de que Jacinto escribiera el suyo. Ambos poemas están dedicados a Filipinas. Y están escritos en el estilo Alejandrino (verso de catorce sílabas métricas compuesto de dos hemistiquios de siete sílabas con acento en la tercera y decimotercera sílaba). Bueno, sin más preámbulos, os presento A La Patria por Emilio Jacinto.

Talambuhay ni Emilio Jacinto

Emilio Jacinto, el “Cerebro del Katipunan” (imagen: Bayaning Filipino).

A LA PATRIA
Emilio Jacinto

¡Salve, oh patria, que adoro, amor de mis amores,
que Natura de tantos tesoros prodigó;
vergel do son más suaves y gentiles las flores,
donde el alba se asoma con más bellos colores,
donde el poeta contempla delicias que soñó!

¡Salve, oh reina de encantos, Filipinas querida,
resplandeciente Venus, tierra amada y sin par:
región de luz, colores, poesía, fragancias, vida,
región de ricos frutos y de armonías, mecida
por la brisa y los dulces murmullos de la mar!

Preciosísima y blanca perla del mar de Oriente,
edén esplendoroso de refulgente sol:
yo te saludo ansioso, y adoración ardiente
te rinde el alma mía, que es su deseo vehemente
verte sin amarguras, sin el yugo español.

En medio de tus galas, gimes entre cadenas;
la libertad lo es todo y estás sin libertad;
para aliviar, oh patria, tu padecer, tus penas,
gustoso diera toda la sangre de mis venas,
durmiera como duermen tantos la eternidad.

El justo inalienable derecho que te asiste
palabra vana es sólo, sarcasmo, burla cruel;
la justicia es quimera para tu suerte triste;
esclava, y sin embargo ser reina mereciste;
goces das al verdugo que en cambio te dá hiel.

¿Y de qué sirve ¡ay, patria! triste, desventurada,
que sea límpido y puro tu cielo de zafir,
que tu luna se ostente con luz más argentada,
de que sirve, si en tanto lloras esclavizada,
si cuatro siglos hace que llevas de sufrir?

¿De que sirve que cubran tus campos tantas flores,
que en tus selvas se oiga al pájaro trinar,
si el aire que trasporta sus cantos, sus olores,
en alas también lleva quejidos y clamores
que el alma sobrecogen y al hombre hacen pensar?

¿De qué sirve que, perla de virginal pureza,
luzcas en tu blancura la riqueza oriental,
si toda tu hermosura, si toda tu belleza,
en mortíferos hierros de sin igual dureza
engastan los tiranos, gozándose en tu mal?

¿De qué sirve que asombre tu exuberante suelo,
produciendo sabrosos frutos y frutos mil,
si al fin cuanto cobija tu esplendoroso cielo
el hispano declara que es suyo y sin recelo
su derecho proclama con insolencia vil?

Mas el silencio acaba y la senil paciencia,
que la hora ya ha sonada de combatir por ti.
Para aplastar sin miedo, de frente, sin clemencia,
la sierpe que envenena tu mísera existencia,
arrastrando la muerte, nos tienes, patria, aquí.

La madre idolatrada, la esposa que adoramos,
el hijo que es pedazo de nuestro corazón,
por defender tu causa todo lo abandonamos:
esperanzas y amores, la dicha que anhelamos,
todos nuestros ensueños, toda nuestra ilusión.

Surgen de todas partes los héroes por encanto,
en sacro amor ardiendo, radiantes de virtud;
hasta morir no cejan, y espiran. Entre tanto
que fervientes pronuncian, patria, tu nombre santo;
su último aliento exhalan deseándote salud.

Y así, cual las estrellas del cielo numerosas,
por tí se sacrifican mil vidas sin dolor:
y al oir de los combates las cargas horrorosas
rogando porque vuelvan tus huestes victoriosas
oran niños, mujeres y ancianos con fervor.

Con saña que horroriza, indecibles torturas,–
porque tanto te amaron y desearon tu bien,–
cuantos mártires sufren; más en sus almas puras
te bendicen en medio de angustias y amarguras
y, si les dan la muerte, bendicente también.

No importa que sucumban a cientos, a millones,
tus hijos en lucha tremenda y desigual
y su preciosa sangre se vierta y forme mares:
no importa, si defienden a tí y a sus hogares,
si por luchar perecen, su destino fatal.

No importa que suframos destierros y prisiones,
tormentos infernales con salvaje furor;
ante el altar sagrado que en nuestras corazones
juntos te hemos alzado, sin mancha de pasiones,
juramentos te hicieron el alma y el honor.

Si al terminar la lucha con laureles de gloria
nuestra obra y sacrificios corona el triunfo al fin,
las edades futuras harán de tí memoria;
y reina de esplendores, sin manchas ya ni escoria,
te admirarán los pueblos del mundo en el confín.

Ya en tu cielo brillando el claro y nuevo día,
respirando venturas, amor y libertad,
de los que caído hubieren en la noche sombría
no te olvides, que aun bajo la humilde tumba fría
se sentirán felices por tu felicidad.

Pero si la victoria favorece al hispano
y adversa te es la suerte en la actual ocasión,
no importa: seguiremos llamándonos “hermano”,
que habrá libertadores mientras haya tirano,
la fé vivirá mientras palpite el corazón.

Y la labor penosa en la calma aparente
que al huracán precede y volverá a bramar,
con la tarea siguiendo más firme, más prudente,
provocará otra lucha aun más tenaz y ardiente
hasta que consigamos tus lágrimas secar.

¡Oh patria idolatrada, cuanto más afligida
y angustiada te vemos te amamos más y más:
no pierdas la esperanza; de la profunda herida
siempre brotará sangre, mientras tengamos vida,
nunca te olvidaremos: ¡jamás, jamás, jamás!

Did Fernando Mª Guerrero just talk to me?

I just woke up about an hour ago, past 10 PM. I then went to one of my bookshelves, grabbed a collection of poetry by Fernando Mª Guerrero (1873-1929), opened up the book (titled Aves y Flores)… then lo and behold! Something strange just happened!

Watch my Facebook Live video here to find out why!

Image result for aves y flores fernando maria guerrero

Aves y Flores, a collection of poems by Fernando María Guerrero (Image: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes).

And to think that just a few weeks ago, I was wondering if he ever died as a Freemason or not. Incredible. What are the odds?

A La Virgen María (poema de José Rizal)

En conmemoración del Nacimiento de la Virgen María que cae el día de hoy, yo quisiera compartir este poema menos conocido por José Rizal, el más ilustre de todos los héroes nacionales filipinos. Un devoto mariano durante su juventud, Rizal escribió este poema —en realidad un soneto— a finales de 1876 mientras aún era estudiante en el Ateneo Municipal (hoy el Ateneo de Manila University) en Intramuros. ¡Entonces tenía 15 años de edad cuando escribió este poema divino!

A LA VIRGEN MARÍA
José Rizal

María, dulce paz, caro consuelo
De afligido mortal! eres la fuente
Do mana de socorro la corriente,
Que sin cesar fecunda nuestro suelo.

Desde tu solio, desde el alto cielo,
¡Oye piadosa mi clamor doliente!
Y cobije tu manto refulgente
Mi voz que sube con veloce vuelo

Eres mi Madre, plácida María;
Tú mi vida serás, mi fortaleza;
Tú en este fiero mar serás mi guía.

Si el vicio me persigue con fiereza,
Si la muerte me acosa en la agonía,
¡Socórrome, y disipa mi tristeza!

¡Feliz cumpleaños a nuestra Madre, la Bendita Virgen María!

Esta imagen es la más antigua conocida de la Virgen María, como ella sostiene a su divino Niño Jesús. Se encuentra en las Catacumbas de Priscila y fue datada del siglo II.