Mi Patria

Este bello poema patriótico, escrito por el Príncipe de los Poetas Filipinos en español, Fernando Mª Guerrero (1873-1929) de Ermita, Manila, fue publicado en la primera edición del periódico revolucionario La Independencia el 3 de septiembre de 1898. Guerrero, que también fue el Poeta de la Revolución Filipina contra los invasores yanquís, era uno de los escritores del dicho periódico que fue editado por el famoso General Antonio Luna. Mi Patria es considerado como uno de los mejores poemas de Guerrero. Sus versos exaltan la belleza física y espiritual de Filipinas.
MI PATRIA
Fernando Mª Guerrero

I     Filipinas es un nido
formado de hermosas flores;
es un idilio de amores
sobre un mar embravecido;
es el delirio querido
que mi cerebro obsesiona;
es la impávida matrona
que, heredera de titanes,
tiene por solio volcanes
y centellas por corona.

II     Filipinas es la maga
cuyos oráculos santos
calman los lloros y espantos
del corazón que naufraga;
es vino cordial que embriaga
con su ardor la fantasía;
es hechizo que extasía,
y es, en fin, eterna palma
que un henchido de calma
con sus lágrimas rocía.

III     Mi tierra es noble y hermosa,
porque es su asiento el Oriente;
tiene estrellas en su frente
y en sus labios miel de rosa.
Cuando sonríe amorosa
la aurora le da sus rayos;
mas si padece desmayos
porque la hieren abrojos
brotan tristes de sus ojos
los crepúsculos malayos.

IV     Frente a lujosa floresta
donde un río se destaca,
recostada en una hamaca
duerme el sopor de la siesta.
Las auras forman su orquesta,
un palio azul la sombrea,
y cuando la noche ondea
su obscuro y tupido manto,
hirviente arrullo de llanto
por sus mejillas serpea.

V     Mi tierra es hada divina
que a mil caprichos se entrega:
suspira, retoza y juega
bajo la onda cristalina:
rompe el tul de la neblina
que arropa selvas de cañas,
y al trepar a las montañas
rojas al sol de la tarde,
bendice la lumbre que arde
en las pajizas cabañas.

VI     Mi tierra noble y bendita
no cría en sus bosques fieras,
sino palomas ligeras
y flores de sampaguita.
Quien sus rincones visita
halla sombra hospitalaria:
¡aquí se abraza hasta al paria,
porque mi encantado suelo
es un pedazo de cielo
puesto en la mar solitaria!

VII     Aquí son las alboradas
una ignición de rubíes;
aquí son nuestras huríes
tan tiernas y apasionadas
que funden con sus miradas
hasta las almas de hielo,
que dan, en un beso, el cielo
y que, con la fe de un niño,
fían a nuestro cariño
su corazón, sin recelo.

VIII     ¡Oh, tierra de mis amores,
santa madre de mi vida,
que vertiste, en mi alma herida
el aroma de tus flores!
Llora, si tienes dolores,
si sueñas ser grande, espera;
pero te juro que fuera
para mí suerte afrentosa
ver nacidas en mi fosa
hierbas de savia extranjera.

Filipinas, no Philippines

El nombre de mi país es FILIPINAS, no Philippines ni Pilipinas. No importa si un filipino habla en inglés o si habla con una persona de habla inglés. En cualquier idioma, el nombre propio que un filipino se utiliza para referir al país debe ser FILIPINAS por la razón sencilla que no somos WASP usenses. Ya estábamos filipinos, incluso antes de que los “americanos” nos invadieron. Nuestra identidad es hispánica. Nuestra identidad se formó durante de más de tres cientos años dentro de la matriz amada de Madre España.

¿No les han dado cuenta? Las otras hijas de Madre España: Argentina, Bolivia, el Perú, México, Uruguay, etc. no tienen nombres equivalentes en inglés. Pues, ¿por qué insistir de llamar a nuestro país como Philippines o Pilipinas (el segundo es una abominación de los nacionalistas retorcidas y equivocadas)? Si nosotros filipinos debemos considerarnos como hispánicos también, pues necesitaríamos negar esta abominación llamado Philippine Identity y devolver la identidad auténtica basada en la hispánica que es la IDENTIDAD FILIPINA.

Imagen de Gelaxyblog.

No debemos adoptar el nombre Philippines incluso con la excusa de que sólo es un exónimo. Los exónimos deben provenir de nosotros filipinos. Pero el término Philippines nos fue impuesto. No lo elegimos como nuestro exónimo — lo hicieron los imperialistas. Llamar nuestro país como FILIPINAS en vez de Philippines o Pilipinas es un buen comienzo.

Estoy bajo auto-observación debido al coronavirus

novel coronavirus philippines

Primer coronavirus de Wuhan en Filipinas fue confirmado anteayer por el Departamento de Salud (Imagen: ACADEO).

El jueves por la tarde, el mismo día que el Departamento de Salud anunció que el coronavirus ya está en Filipinas, ya sentía una especie de ardor en la garganta. Estaba expulsando un poco de líquido viscoso (flema de color oscuro). El jueves por la noche, de camino al trabajo, he desarrollado tos. Ya estaba usando mi chaqueta. Me sentí muy frío.

En la oficina: cada vez que tosía, mis compañeros de trabajo, todos los cuales usaban mascarillas debido al susto del coronavirus, me molestaban porque ya podría tener la enfermedad que ha infectado a miles de personas en todo el mundo y matado a más de cien. Luego les respondí: en ese caso trabajaré desde casa el próximo turno de noche (algo que no les gusta; creo que querían ver mi genialidad en cada turno de noche 😆). Fue difícil toser allí; eran molestas sus provocaciones.

Pasé mi descanso de una hora en nuestros dormitorios. Me quedé dormido, para disgusto de mi supervisor más tarde. Es que me dolía mucho la cabeza. Fui directamente a la clínica a pedir medicamentos para la fiebre y la tos. El enfermero de nuestra compañía no me aconsejó que visitara a un médico, pero solo me dijo que tomara regularmente vitamina C.

El viernes por la mañana, después de mi turno de noche, tenía prisa por volver a casa. No comí al llegar, algo que suelo hacer. Perdí el apetito. Me lavé un poco y me fui directo a la cama. Por la tarde, ya estaba ardiendo de fiebre y tenía escalofríos. Hasta ahora.

Mi cuerpo tiene dolor total: esta dolencia hizo algo para aumentar mi síndrome de dolor miofascial (o síndrome de dolor regional complejo, o como quiera llamarlo). Estoy trabajando desde casa, pero realmente no estoy en condiciones de trabajar.

Esta pandemia global que estamos experimentando en este momento me recuerda a la novela “The Stand” por Stephen King. La novela habla del colapso de la sociedad después de la liberación accidental de una cepa de influenza que se había modificado para la guerra biológica. Causó una catástrofe apocalíptica, matando a más del 99% de la población mundial.

¿Está en la encrucijada la existencia de la humanidad? Porque esto es diferente a cualquier pandemia global que he visto.

A ver si me pongo bien este fin de semana. Porque si no, no hay absolutamente ninguna manera de que sobreviva al 2019-nCoV porque mis pulmones ya han sido afectados por varias enfermedades pulmonares (tisis y neumonía) en el pasado.

Carta abierta al Presidente de la Academia Filipina de la Lengua Española

Presidente
Academia Filipina de la Lengua Española

Estimado Don Guimò:

Buen día.

Señor, después de mucha deliberación desde nuestra reunión de almuerzo este sábado pasado, finalmente decidí no unirme a la Academia Filipina de la Lengua Española. Lo siento mucho, pero el tratamiento frío que yo recibí entre sus compañeros (me refiero a los profesores de UP Dilimán y al mismísimo expresidente de la Academia Filipina) cuando usted decidió nominarme como nuevo miembro ya es suficiente para que yo decida no unirme. Es que incluso si me convierto en miembro allí, no hay forma de que mis planes o ideas para avanzar el idioma español en Filipinas sean reconocidos o respetados por ellos. Estoy tan seguro que mi membresía allí sólo creará problemas y conflictos entre ustedes. Incluso podrían acusarlo de nepotismo y no quiero que eso le pase a usted.

Y hablando de nepotismo, usted sabe muy bien que ni una sóla vez le pedí que usted me hiciera miembro de la Academia Filipina. Fue idea suya, no mía. Sólo digo esto ahora para que quede registrado, para que en caso de que ellos se topen con esta carta abierta, lo entiendan que no tengo ningún motivo egoísta.

Pero no quiero sonar como un hipócrita. ¿Quiero ser miembro de la institución estatal más antigua de nuestro país? ¡Sí, por supuesto! Sería muy emocionante y gratificante ver mi nombre junto a los nombres de personas distinguidas como Benito Legarda Jr, Gloria Macapagal de Arroyo, y Ramón Pedrosa entre muchos otros. Sería realmente gratificante que un don nadie como yo se convierta, por fin, en un grupo prestigioso que alguna vez albergó nombres ilustres en la literatura filipina como Macario Adriático, Jesús Balmori, Fernando Mª Guerrero, Evangelina Zacarías, etc. Pero más que eso, creo que ser miembro de la Academia Filipina de alguna manera dar poder a mi sueño de toda la vida de una Filipinas de habla hispana. Sin embargo, si el precio de todo eso es un conflicto con los académicos, preferiría no tenerlo. No quiero problemas para nosotros dos.

Con el debido respeto a su liderazgo, mi querido maestro, la versión actual de la Academia Filipina —en mi opinión brutalmente franca— es nada más que un “social club” de personas que sólo anhelan prestigio. Usted y yo sabemos que muchos de ellos (no todos, pero la mayoría de ellos) no hacen casi nada para custodiar, enaltecer, y difundir el idioma español en nuestra patria. Podrían tomar represalias a lo que escribo ahora y afirmar que promueven el español enseñándolo. Es verdad. Pero lo hacen como una profesión, se les paga por ello. Lo hacen por un salario. Por el contrario, yo no gano ningún centavo cada vez que promociono el idioma español en el Internet. Incluso me costó la salud y me ha causado problemas en el hogar y en la oficina.

Déjeme decir esto ahora: muchos miembros actuales de la Academia Filipina especialmente aquellos en la profesión docente, en mi observación, son sólo políglotas, amantes del lenguaje, pero no son hispanistas como el primer plantel de académicos.

Pero no se preocupe porque hay muchas otras personas fuera de la Academia Filipina que están trabajando duro haciendo para el avance del español en el país. Son Arnaldo Arnáiz, Jemuel Pilápil, Christian Martínez, Hermana Fedelyn Bueno, y Atty. Ceferino Benedicto, etc. Incluso nuestro colega José Mª Bonifacio Escoda, a pesar de sus fallas, es muy trabajador cuando se trata de promover el idioma español en su cuenta de Facebook. Estos son los jóvenes (excepto Boni, ¡jeje!) cuya defensa del idioma español es más apasionada y más visible en el Internet en comparación con los miembros actuales (y esnob) de la Academia Filipina. Hoy en día, la visibilidad y la actividad en el Internet es muy importante para avanzar una defensa. Esta visibilidad y actividad y también carisma, entre otras virtudes nacionalistas, son inherentes a las personas que mencioné (no las veo en algunos miembros de la Academia Filipina a pesar de sus excelentes cualidades como eruditos). Estoy seguro de que hay muchos otros como ellos a quienes no hemos conocido todavía, individuos que continúan el trabajo (y el espíritu) de la original Academia Filipina.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

Mi foto final con los miembros de la Academia Filipina de la Lengua Española en el Club Filipino. De pie, izquierda a derecha: Daisy López, Erwin Thaddeus Bautista, Wystan de la Peña, José Rodríguez Rodríguez (presidente honorario), Emmanuel Luis Romanillos, y yo (no socio). Sentado, izquierda a derecha: Benito Legarda Jr., Guillermo Gómez Rivera (presidente actual). Foto por Jeffrey Vecina, asistente leal del Sr. Gómez.

 

Espero que esta carta abierta no le entristezca ni le ofenda de ninguna manera. Sólo necesitaba explicarme a mí mismo (y pensé en escribirlo aquí en lugar de enviárselo por mensaje privado para la posteridad, y de modo que quedara registrado), y limpiarnos de cualquier acusación desagradable que pudiera surgir. Tuve que hacer esto para calmar a las mentes maliciosas en la Academia Filipina. No deseo ser su villano.

Sin embargo, me gustaría agradecerle por considerarme miembro. Durante muchos años, usted me ha estado diciendo que me nominará. Su confianza en mí sólo ya es un gran honor y vale más que hacerme miembro. La Academia Filipina es de ellos, más que la mía. No la necesito porque ya tengo mi blog. El idioma español en nuestro país seguirá creciendo con o sin la Academia Filipina. Y más importante aún, el espíritu de la verdadera Academia Filipin vivirá en los no socios. Esto creo.

Su seguro servidor Q.B.S.M.

José Mario “Pepe” Alas Soriano
Bloguero
EL FILIPINISMO

Himno al Volcán de Taal

Hi there. I thought of sharing this century-old Filipino poem (in Spanish, of course) because it’s very timely. It’s written by none other than Claro M. Recto (1890–1960), one of the greatest Filipino nationalists who had ever lived. Millennials and many other unlettered peeps will easily recognize the name only as that busy, infamous road in Manila where one can obtain fake diplomas and other doctored documents. It should be made known that Recto was not all about that. He was a prodigy in poetry, a forceful playwright, a brilliant lawyer, a fiery senator, a just jurist, a clear-cut and consummate constitutionalist, and a champion of the so-called Identidad Filipina or Filipino Identity which is based on our Spanish past.

Surprisingly AND laughably, he was also the grandfather of incumbent Senator Ralph Recto, but let’s not go there anymore. 😂

Due to time constraints and other tasks at hand (and it’s my son Jefe’s 13th birthday today), I am not able to translate this poem in its entirety. But let me just share to you a brief backgrounder and other interesting tidbits about it. Titled Himno al Volcán de Taal, Recto composed this poem shortly after the cataclysmic Taal Volcano eruption that occurred on 30 January 1911 and took the lives of more than 1,300 people. He dedicated the poem to journalist Fidel A. Reyes (1878–1967), a fellow Batangueño (both are from Lipâ) who years earlier was entangled in a highly controversial libel case because of an editorial that he wrote for the newspaper El Renacimiento (The Renaissance) titled “Aves de Rapiña” or “Birds of Prey”. The editorial made references to a US official who allegedly took advantage of his position to exploit the country’s resources for his own personal gain.

Taal Volcano a day before it erupted on 30 January 1911 (photographed by Charles Martín for the National Geographic Magazine, volume 23, 1912).

No names were mentioned in the editorial, but Dean C. Worcester who was then the Secretary of the Interior of the Insular Government of the Philippine Islands felt alluded to. He sued Reyes as well as El Renacimiento’s editor (Teodoro M. Kalaw) and the publisher (Martín Ocampo). El Renacimiento lost the case, was heavily fined, and subsequently closed down. Nevertheless, the editorial team was considered as heroes by Filipino nationalists, including a young Recto who was then only in his teens when the celebrated libel case was ongoing.

Already an ardent nationalist at a young age as can be gleaned from many of his poems, the Aves de Rapiña editorial and libel case must have had surely made an impact on Recto’s young mind, thus the dedication of Himno al Volcán Taal to Reyes who was twelve years his senior. A connection should now be made between the poem in question and the libel case involving Reyes — Himno al Volcán Taal was not all about the 1911 eruption. Recto cunningly used the disaster to subtlely attack the whole Insular Government. He declaimed his composition two weeks after the disaster, on February 15 (or shortly after his 21st birthday), during a soiree held for the benefit of the victims of the aforementioned eruption. In his poem, Recto described Taal Volcano’s greatness by personifying it as a giant Greek statue (Colossus) and a powerful Titan from Greek mythology (Prometheus), and as a symbol of his “race”, i.e., the Filipino people, who were meek and humble but can become aggressive against the “adventurous vulture” who is the “thief of liberties”: Eres tú todo un símbolo del alma de mi Raza: | manso y humilde pero agrede y despedaza | al buitre aventurero, ladrón de libertades; Clearly, he was referring to the US colonial invaders, the birds of prey (personified by the “buitre aventurero”), who took upon themselves to conquer us in 1898 without our willing consent.

Recto also decried why Taal killed its own people during the previous month’s explosion: ¿Por qué fueron tus víctimas los hijos de tu tierra, | los mismos paladines del triunfo de mañana? But he immediately shrugged off his own question when he concluded that the explosion was a punishment for the Filipinos’ complacency (angrily calling it “suicidal apathy”) toward their US colonial masters: Castigaste del pueblo la suicida apatía, | porque no predicamos la santa rebeldía | ante el feroz empuje de la ambición humana.

But the nastiest attack against the US colonial government can be found in this poem’s penultimate stanza, which is my favorite part because of its striking imagery and very moving message. Here he belittled the light coming out from the “torch of New York” (the Statue of Liberty, another famous US symbol), saying that its weak light can never reach our shores, and that may the high column of fire coming out from Taal Volcano be our brilliant torch during our “long night” (years under colonial yoke): Sea la alta columna de fuego que vomitas | en nuestra noche larga la tea refulgente; | la antorcha neoyorquina iluminando el mundo | es tan débil y exigua que su brillo infecundo | no llega á las comarcas de esta Perla de Oriente. Although sarcastic, Recto was still benign in this poem if we are to compare it to an earlier poem of his titled “Oración al Dios Apolo” (Prayer to the God Apollo, October 1910) wherein he implored that both the volcanoes of Taal and Mayón explode (que… revienten sus cráteres el Taal y el Mayón) in order to vanquish those “voracious eagles” who came to our shores in droves (vinieron Águilas voraces en tropel, a clear allusion to the US invaders’ other famous symbol: the bald eagle).

With Recto’s persistent use of buitres and águilas to corroborate Reyes’s editorial, Dean C. Worcester could be correct with his suspicion all along: he and the government he represented were indeed birds of prey.

Taal Volcano’s phreatic explosion at 18,000 feet from the ground taken yesterday by Tito Johnny On, a family friend who is a pilot.

HIMNO AL VOLCÁN DE TAAL
–Claro M. Recto–

Para Fidel A. Reyes

Coloso encadenado, invicto Prometeo,
que enseñas hoy al mundo el inmortal trofeo
de tus hazañas trágicas de tirano sañudo:
llegue á tí, como un himno de encarnizada guerra,
como un coro de truenos, como un temblor de tierra,
este salmo que emerge de mi salterio rudo.

Son ingentes tus triunfos, son grandes tus hazañas
porque un nuno maléfico alienta en tus entrañas,
fabricante de rayos de vengadoras furias;
hechura del malayo, alma del pueblo nuestro,
legatario de todas las iras del Ancestro,
bizarro é inexorable castigador de injurias.

Hay en tu seno puestas por la Naturaleza
energías que guardan tu secular grandeza
de las profanaciones de las garras voraces.
Y así cuando te violan, tus iras se desatan,
é incendian y aniquilan, y destruyen y matan,
ante el espanto mudo de todos los rapaces.

Ante tí nada pueden los bárbaros cañones,
con que de las inermes y débiles naciones
tan descaradamente se burlan las más fuertes;
porque las fuerzas hijas de la Naturaleza
son fuerzas absolutas, cuya ruda braveza
neutraliza las balas cuando fulmina muertes.

Eres tú todo un símbolo del alma de mi Raza:
manso y humilde pero agrede y despedaza
al buitre aventurero, ladrón de libertades;
por eso te estremecen mortales convulsiones,
cuando los ambiciosos, que ingentes aluviones
de Conquista han traído roban tus heredades.

Tus cráteres lanzaron fuego de cien mil fraguas,
lavas abrasadoras, ceniza, hirvientes aguas,
en una anunciación de hecatombe suprema;
porque ha sido violado tu mágico tesoro,
aquellos encantados gemelos toros de oro,
por los Shylocks que ostentan la explotación por lema.

¡Oh! Aquella tu ira santa lección sublime encierra.
¿Por qué fueron tus víctimas los hijos de tu tierra,
los mismos paladines del triunfo de mañana?
Castigaste del pueblo la suicida apatía,
porque no predicamos la santa rebeldía
ante el feroz empuje de la ambición humana.

Ejemplo de energía, valor y patriotismo,
ha visto el pueblo nuestro en ese cataclismo
que sembró con delirio tu saña despiadada
Tú enseñaste al pasivo morador del terruño
a abrir la boca airada y enseñar rojo el puño
a los esquilmadores de nuestra tierra amada.

Maldices la Conquista, odias el coloniaje,
pides la autonomía para el propio linaje,
porque te pesa mucho el extranjero yugo.
Y así siempre que vienen nuevos dominadores,
descargas con fierza tus rayos destructores,
como un reto de muerte al extraño verdugo.

Hace ya muchos años, á raiz del arribo
de la progenie hispana á tu solar nativo,
sembraste una catástrofe muy digna de tu historia.
Y hoy repetiste tu obra de destrucción y muerte,
para decir al amo que nuestro pueblo fuerte
no requiere tutores para vivir con gloria.

Fuiste siempre rebelde, osado, diestro y bravo.
Tú prefieres el caos á vegetar esclavo.
Diríase que alientan en tu seno las almas
de los Burgos, Zamoras, Bonifacios, Rizales,
y de todos aquellos gloriosos Ancestrales
que en lides conquistaron inmarcesibles palmas.

Fuiste siempre, ¡oh Coloso!, hostil á los tiranos,
como el Mayón y el Apo, tus augustos hermanos,
Menos también, muy llenos, de vengadora saña.
Sed como aquí Samsón, heroe de Palestina.
Arrojad vuestras lavas, que antes la propia ruina
que el vergonzoso pacto con la Conquista extraña.

Brindad á Filipinas una ilustre epopeya
que no podemos darla. Igualadla á Pompeya,
inmortal en los fastos solemnes de la historia.
Más bella es Filipinas bajo ceniza y lava,
que Filipinas paria, de otra nación esclava,
y de la gran familia humana, vil escoria.

¡Hurra, egregio coloso de glorias infinitas!
Sea la alta columna de fuego que vomitas
en nuestra noche larga la tea refulgente;
la antorcha neoyorquina iluminando el mundo
es tan débil y exigua que su brillo infecundo
no llega á las comarcas de esta Perla de Oriente.

Más unión, ciudadanos, porque nos aniquilan.
¿No veis que por un lado cañones nos vigilan
y por otro las fuerzas de la Madre Natura?
Que se unan fuertemente todos nuestros esfuerzos,
que formen un sólo haz los vigores dispersos,
y alcemos nuestra enseña sobre tanta tristura……

Febrero, 1911.
Declamada por su autor en la velada literario-musical celebrada el 15 de febrero de 1911 en el «Opera House» á beneficio de los damnificados de Batangas.

 

¡Ha entrado en erupción el Volcán Taal!

El Volcán Taal en la Provincia de Batangas ya ha mostrado signos de una erupción inminente en los últimos meses, pero fue sólo esta tarde cuando estalló (freática). Este volcán, singular porque se encuentra en medio de un lago, se considera el más pequeño del mundo. Pero en realidad, su parte inferior está sumergida bajo el agua. Sólo el cráter es visible. Debido a esta peculiaridad, este volcán batangueño se ha convertido en uno de los lugares turísticos más famosos de mi país.

Esta foto impresionante fue tomada desde el Monte Maculot en Cuenca, Batangas por Anthony Matúlac (primo de mi amigo batangueño Emil Geronilla).

Pero no dejéis que su belleza os engañe: este volcán tiene un pasado mortal. Desde 1572, ha habido más de treinta erupciones registradas, y hubo cientos de muertes (su última erupción registrada fue en 1977, o dos años antes de mi nacimiento). De hecho, al menos dos ciudades de Batangas, Lipâ y Taal, se han mudado a varios sitios porque fueron devastadas por varias erupciones. Muchos no saben que los sitios actuales de Lipâ y Taal no son sus sitios originales.

Una de sus erupciones más devastadoras fue en 1911 (también ocurrió en el mes de enero), donde murieron más de mil personas.

La Ciudad de Tagaytay en la Provincia de Cavite es sin duda el mejor lugar para ver el volcán batangueño porque está situado en la cima de una cresta o barranca muy alta. La cresta en sí fue creada por una explosión taaleña masiva hace miles de años (el nombre  de Tagaytay se deriva de una antigua palabra tagala que significa cresta o barranca).

La última vez que experimenté una caída de ceniza volcánica fue cuando tenía once años durante la explosión mundialmente famosa del Volcán Pinatubò. Ahora, más de veintiocho años después, lo experimenté nuevamente, esta vez como un padre de familia. Por extraño que parezca, hay una sensación de emoción (y nostalgia) a pesar del peligro que conlleva.

La imagen puede contener: cielo, nubes y exterior

La explosión freática del Volcán Taal se puede ver desde la isla de Mindoro. Esta foto fue tomada esta tarde en Abra de Ilog, Mindoro Occidental (pueblo natal de mi mujer Yeyette; esta foto es de Jemar “Balong” García, un amigo de sus primos).

Grabé cuatro vídeos breves de la caída de ceniza volcánica en nuestro lugar (San Pedro Tunasán, La Laguna está más o menos a 40 km de Tagaytay). Haced clic aquí para verlos.

¡Síganme en Facebook, Twitter, y Instagram!