Home » Últimos Acontecimientos » De tifones y tsunamis

De tifones y tsunamis

No trabajé mucho durante mi turno de viernes. Mi jefe me hizo asistir a una capacitación sobre comunicación efectiva. Fue muy útil para mí. Obviamente, soy consciente de los rudimentos de la comunicación efectiva porque soy una persona leída (y mi curso universitario fue Comunicación de Masas), pero no todo, y encuentro que la capacitación en el aula es más efectiva para absorber el conocimiento.

Al comienzo de la clase, nuestro entrenador, un orador ejemplar del idioma inglés, hizo que todos y cada uno de nosotros nos presentáramos de una manera muy singular: tuvimos que contarle a la clase nuestras carreras de fantasía. Si bien estaba destinado a ser un rompehielos, el entrenador también buscó averiguar con qué eficacia comunicamos nuestros pensamientos. Los otros en la clase compartían carreras de fantasía mundanas y aburridas. Cuando fue mi turno (fui el último en ser llamado), lo que dije causó sorpresa (como siempre).

<<Yo quería ser un cazador de tormentas>>, dije.

Les expliqué que siempre me han fascinado los tifones, enormes tifones con vientos furiosos. No sé por qué, pero siempre me emociona cada vez que oigo noticias de un tifón venidero. Incluso cuando era niño, los tifones me han estado causando una alegría inexplicable. No quiero, por supuesto, la devastación que trae un tifón. Me encantan sus fuertes vientos, las nubes oscuras y arremolinadas, y la frialdad que trae. Entonces, si alguna vez me hago rico, compraré cámaras y videos a prueba de agua y haré trajes personalizados (como una armadura, pero ligera) para protegerme de escombros voladores. Intentaré acercarme al ojo del tifón tan cerca como sea posible y desde allí sumergirme con pura alegría…

Image result for tifones en filipinas

Foto: AsiaNews.

Volviendo a la realidad, creo que también puedo aplicar lo que aprendí de esa sesión de capacitación en mis ensayos históricos en este blog.

Durante nuestro descanso de quince minutos no tenía nada más que hacer, así que visité a mi equipo que estaba en otro piso. Me sorprendió saber que ya conocían mi artículo anterior en el que los mencioné. Es que un compañero de oficina que también considero un amigo les compartió lo que escribí. No sabía si debería estar eufórico o no porque no tenía la intención de que lo leyeran. No les digo a mis compañeros de oficina que soy escritor aunque ya tienen una idea. Pero, por supuesto, los blogs no pueden mantenerse en secreto a menos que los bloggers (¿blogueros o bloguistas?) usen un seudónimo; yo no.

Después de la capacitación, aún me faltaba una hora para ayudar a mi equipo con nuestro trabajo de oficina: conversar con los clientes; estoy con el equipo de “ayuda en vivo” de nuestra empresa). También me enteré de ellos sobre un tsunami que golpeó Indonesia. Incluso hay un video sobre eso.

Era aterrador pero fascinante de ver. A diferencia de un tifón, no creo que me gustaría experimentar un tsunami porque después de las olas gigantes no habría nada más que experimentar.

En otras noticias, esta entrada es mi centésima para El Filipinismo. ¡A Dios sea toda la gloria y la honra!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s