La identidad filipina

Image result for "identidad filipina"

Filipino desde nacimiento.

Esta mañana en la oficina oí a un compañero de trabajo peruano que preguntaba a nuestras colegas filipinas sobre el alfabeto que usamos. A mi sorpresa absoluta, las chicas le hablaron de la <<Abakada>> que ya no está en uso por muchos años. Desde entonces ha sido sustituido por otro alfabeto que en sí mismo es también inaceptable.

De todos modos, volviendo a mi historia. Como no podía soportar la ignorancia que estaba escuchando, envié inmediatamente a mi compañero de trabajo peruano un mensaje a través de Skype diciéndole que la Abakada ya está pasada de moda. También le conté sobre la ortografía original conocida como el Abecedario Filipino de 32 letras que siempre uso cuando escribo en tagalo. Nuestra conversación de Skype condujo entonces a preguntas sobre la Historia de Filipinas, particularmente sobre el pasado español de nuestro país.

Le preguntó al <<tipo equivocado>> sobre la Historia de Filipinas, ¡jajaja! 😂 Pero en serio, me equivoco sólo en el sentido de que mis puntos de vista sobre la Historia de Filipinas no son convencionales. Sin embargo, mis puntos de vista sobre la historia de mi país se encuentran en una base muy sólida. Por lo tanto, para darle una idea de lo que somos como pueblo, le dije en resumen acerca de lo que realmente es un filipino…

Las primeras personas que se llamaban a sí mismas como filipinos no eran los indígenas sino los españoles que nacieron en nuestro archipiélago. Estos españoles de pura raza, que también eran conocidos como españoles insulares, crecieron aquí y hablaron y escribieron completamente en español. Se consideraban a sí mismos como <<indios>> o nativos, diferentes de sus compañeros españoles de España. Incluso consideraban a los españoles de la península como <<forasteros>>.

De hecho, había una persona que primero se llamó a sí mismo como un filipino — ¡e incluso escribió ese gentilicio en un libro suyo! Se llamaba Luis Rodríguez Varela (1768-1826) de Tondo, Manila.

Posteriormente, los nativos indígenas (los políticamente correctos preferirían el término “grupos etnolingüísticos”) —y estos fueron los tagalos, ilocanos, bicolanos, pampangueños, ilongos, cebuanos, etc.— que fueron bautizados en la fe católica, se embebieron de la cultura occidental, y aprendieron a hablar, leer y escribir en español, comenzaron a asimilarse al mundo de lo filipino. Ellos también comenzaron a llamarse a sí mismos como filipinos a pesar de que no eran blancos (incluso los chinos que comenzaron a hablar en español y fueron cristianizados, i.e., se convirtieron en católicos). Este fenómeno cultural inició el <<cosmos filipino>>, el mismo mundo que fue aspirado por Rodríguez, José Rizal, Marcelo del Pilar, P. José Burgos, y muchos otros personajes históricos de los tiempos españoles, incluso el escritor tagalo Francisco Balagtás que usó el Abecedario Filipino de 32 letras cuando escribió su obra maestra <<Florante at Laura>>.

Este proceso de hispanización tuvo lugar dentro de más de tres siglos de dominio español. Y esta misma hispanización dio a luz a nuestra identidad nacional, el filipino. De por sí, aquellos que no eran hispanizados como los montañeses (ifugáo, mañguián, ita, etc.) y los moros de Mindanáo no se convirtieron en filipinos. Por lo tanto, si vamos a medir el filipino de hoy utilizando las perspectivas históricas y culturales, es seguro decir que un filipino no católico y no de habla español no es un filipino completo. Ellos son filipinos sólo en virtud de la ciudadanía. Pero desde un punto de vista histórico, cultural e incluso espiritual, no son auténticos filipinos.

Lo que le dije a mi compañero de trabajo peruano puede ser difícil de tragar. Le dije que muchos historiadores y aficionados de la historia me odian por mis opiniones. Pero, como he mencionado antes, mis opiniones se basan en un terreno sólido: el idioma español, porque una gran parte de nuestra historia está escrita en este idioma. Esta es la <<amarga verdad>>.

A continuación, él hizo una pregunta muy interesante, como si hay una institución o quizás una ley o algo así que debe supervisar esta definición de lo que es un filipino. Le dije que no hay ninguno. Lo que le conté es simplemente una observación histórica, un análisis de la verdad histórica.

Para muchos historiadores, antropólogos, y sociólogos, y al público en general como un todo, es muy fácil determinar QUIÉN es un filipino. Pero no todos ellos pueden definir LO QUE es un filipino, que es una pena.

Advertisements