Why is Rizal a hero to you?

What’s your favorite Rizal poem? Chances are, you won’t be able to name one save for, of course, the usual stuff they taught us in school: the very last one he wrote. Do you even know how many poems he wrote? Are you even aware how exquisitely beautiful his verses are, and what are the usual themes of his poetry?

(as expected, I hear crickets chirping)

No hay texto alternativo automático disponible.

You see, Rizal was first and foremost a POET, a passionate bard who masterfully versified his profound love for Filipinas. He began his writing career as a poet and ended it as a poet. He is not all about the Noli and the Fili. He is not all about the Propaganda Movement. It is most unfortunate that he can no longer be understood by today’s generation when, at the turn of the 20th century, our forebears were cut off from his culture by a new language —THIS language I’m using right now— imposed by a nation experimenting with imperialism. When Rizal and his contemporaries were already soaring like Cervantes and Clarín, those hapless Filipinos who came after them had to learn anew the ABCs of another culture. So now we read him through bastardized and oftentimes annoying English translations. Unfortunately, we never soared like Shakespeare and Tennyson using the English language.

No hay texto alternativo automático disponible.

There was one, however, who came close: Nick Joaquín. But he was on a league of his own: his first language was Spanish, and many attribute his mastery of English, aside from his being an indefatigable bookworm, to his proficiency of his mother tongue (English and Spanish are cognates). It can even be argued that his translation of Rizal’s valedictory poem was more superior than the original. Perhaps among all Rizal translators, it was only Nick who was able to capture the imagination and depth of the national hero as well as the spirit of the Filipino.

No hay texto alternativo automático disponible.

But since we have been linguistically cut off from that faraway culture, our REAL culture, not all of us can be Nick anymore. Not all of us can be Rizal anymore.

Why is Rizal a hero to you?

No hay texto alternativo automático disponible.

Rizal is a hero not because of his defiance to authority. He is a hero because of his deep love of country, a burning love that can only be understood by reading his verses (NOT his novels) in the language in which he wrote them. This is something that all patriotic Filipinos should think about every time Rizal Day falls, so that its celebration will not be rendered futile.

Rizal Commercial Banking Corporation (RCBC)

It is sad to note that the essence of Rizal’s heroism today has degenerated into mere hero worship and opportunistic commercialism. There is nothing wrong in honoring Rizal, but it is best that we thoroughly understand what his heroism really is all about. Understanding him is the best way of honoring his memory.

Advertisements

Joaquín’s translation of Rizal’s “Mi Último Adiós

A few years ago, Señor Gómez and I were discussing the last poem that Rizal wrote, as well as its several translations. When we got to the part about Nick Joaquín’s translation, I could never forget his words: Joaquín’s English version of “Mi Último Adiós” is one instance wherein the translation is far more superior compared  to the original. I never gave it much thought until then. So off I went to review both poems later on. I also compared Joaquín’s version to other well-known English translations (Charles Derbyshire, Encarnación Alzona, etc.). I could say that Joaquín’s has more depth and mystery. But since I’m not exactly a fully bloomed poet in Spanish, it’s hard to tell if I could agree on Señor Gómez’s observation.

People who read this now will argue that it’s really just a matter of opinion. However, it should be noted that Señor Gómez is a poet in four languages: Spanish, English, Tagálog, and Hiligaynón. Furthermore, it is no secret that he tends to be more leaning towards the Spanish language compared to English. Nevertheless, a website dedicated to José Rizal and his works seems to agree with him: “In many translated Rizal works, one writer stands out: Nick Joaquín”.

Without further ado, here is Joaquín’s English rendering of Mi Último Adiós…

Image result for Nick Joaquin jose rizal's valedictory poem

Joaquín’s translation of “Mi Último Adiós” is included in this book.

JOSÉ RIZAL’S VALEDICTORY POEM

Land that I love: farewell: O land the sun loves:
Pearl of the sea of the Orient: Eden lost to your brood!
Gaily go I to present you this hapless hopeless life:
Were it more brilliant: had it more freshness, more bloom:
Still for you would I give it: would give it for your good!

In barricades embattled, fighting in delirium,
Others give you their lives without doubts, without gloom.
The site nought matters: cypress, laurel or lily:
Gibbet or open field: combat or cruel martyrdom
Are equal if demanded by country and home.

I am to die when I see the heavens go vivid,
announcing the day at last behind the dead night.
If you need colorcolor to stain that dawn with,
Let spill my blood: scatter it in good hour:
And drench in its gold one beam of the newborn light.

My dream when a lad, when scarcely adolescent:
My dreams when a young man, now with vigor inflamed:
Were to behold you one day: Jewel of eastern waters:
Griefless the dusky eyes: lofty the upright brow:
Unclouded, unfurrowed, unblemished and unashamed!

Enchantment of my life: my ardent avid obsession:
To your health! Cries the soul, so soon to take the last leap:
To your health! O lovely: how lovely: to fall that you may rise!
To perish that you may live! To die beneath your skies!
And upon your enchanted ground the eternities to sleep!

Should you find some day somewhere on my gravemound, fluttering
Among tall grasses, a flower of simple fame:
Caress it with your lips and you kiss my soul:
I shall feel on my face across the cold tombstone:
Of your tenderness, the breath; of your breath, the flame.

Suffer the moon to keep watch, tranquil and suave, over me:
Suffer the dawn its flying lights to release:
Suffer the wind to lament in murmurous and grave manner:
And should a bird drift down and alight on my cross,
Suffer the bird to intone its canticle of peace.

Suffer the rains to dissolve in the fiery sunlight
And purified reascending heavenward bear my cause:
Suffer a friend to grieve I perished so soon:
And on fine evenings, when prays in my memory,
Pray alsoO my land!that in God I repose.

Pray for all who have fallen befriended by not fate:
For all who braved the bearing of torments all bearing past:
To our poor mothers piteously breathing in bitterness:
For widows and orphans: for those in tortured captivity
And yourself: pray to behold your redemption at last.

And when in dark night shrouded obscurely the graveyard lies
And only, only the dead keep vigil the night through:
Keep holy the place: keep holy the mystery.
Strains, perhaps, you will hearof zither, or of psalter:
It is IO land I love!it is I, singing to you!

And when my grave is wholly unremembered
And unlocated (no cross upon it, no stone there plain):
Let the site be wracked by the plow and cracked by the spade
And let my ashes, before they vanish to nothing,
As dust be formed a part of your carpet again.

Nothing then will it matter to place me in oblivion!
Across your air, your space, your valleys shall pass my wraith!
A pure chord, strong and resonant, shall I be in your ears:
Fragrance, light and color: whispers, lyric and sigh:
Constantly repeating the essence of my faith!

Land that I idolized: prime sorrow among my sorrows:
Beloved Filipinas, hear me the farewell word:
I bequeath you everythingmy family, my affections:
I go where no slaves arenor butchers: nor oppressors:
Where faith cannot kill: where God’s the sovereign lord!

Farewell, my parents, my brothersfragments of my soul:
Friends of old and playmates in childhood’s vanished house:
Offer thanks that I rest from the restless day!
Farewell, sweet foreignermy darling, my delight!
Creatures I love, farewell! To die is to repose.

Rizal Day trivia: “Mi Último Adiós

RIZAL DAY TRIVIA: José Rizal’s valedictory poem had no title. It was his friend and fellow propagandist Mariano Ponce who first gave it a title a year after his death. It was first called “Mi Último Pensamiento“, but it didn’t become popular. Then the following year, in 1898, Ponce’s Mi Último Pensamiento was replaced by “Mi Último Adiós“. The new title, this time ascribed by Ilocano priest Fr. Mariano Dacanay, first appeared in the patriotic newspaper “La Independencia” which was edited by Antonio Luna.

La imagen puede contener: texto

¡Adiós, Patria adorada, región del sol querida,
Perla del mar de oriente, nuestro perdido Edén!
A darte voy alegre la triste mustia vida,
Y fuera más brillante, más fresca, más Florida,
También por ti la diera, la diera por tu bien.

En campos de batalla, luchando con delirio,
Otros te dan sus vidas sin dudas, sin pesar;
El sitio nada importa, ciprés, laurel o lirio,
Cadalso o campo abierto, combate o cruel martirio,
Lo mismo es si lo piden la patria y el hogar.

Yo muero cuando veo que el cielo se colora
Y al fin anuncia el día tras lóbrego capuz;
si grana necesitas para teñir tu aurora,
Vierte la sangre mía, derrámala en buen hora
Y dórela un reflejo de su naciente luz.

Mis sueños cuando apenas muchacho adolescente,
Mis sueños cuando joven ya lleno de vigor,
Fueron el verte un día, joya del mar de oriente,
Secos los negros ojos, alta la tersa frente,
Sin ceño, sin arrugas, sin manchas de rubor

Ensueño de mi vida, mi ardiente vivo anhelo,
¡Salud te grita el alma que pronto va a partir!
¡Salud! Ah, que es hermoso caer por darte vuelo,
Morir por darte vida, morir bajo tu cielo,
Y en tu encantada tierra la eternidad dormir.

Si sobre mi sepulcro vieres brotar un día
Entre la espesa yerba sencilla, humilde flor,
Acércala a tus labios y besa al alma mía,
Y sienta yo en mi frente bajo la tumba fría,
De tu ternura el soplo, de tu hálito el calor.

Deja a la luna verme con luz tranquila y suave,
Deja que el alba envíe su resplandor fugaz,
Deja gemir al viento con su murmullo grave,
Y si desciende y posa sobre mi cruz un ave,
Deja que el ave entone su cántico de paz.

Deja que el sol, ardiendo, las lluvias evapore
Y al cielo tornen puras, con mi clamor en pos;
Deja que un ser amigo mi fin temprano llore
Y en las serenas tardes cuando por mí alguien ore,
¡Ora también, oh Patria, por mi descanso a Dios!

Ora por todos cuantos murieron sin ventura,
Por cuantos padecieron tormentos sin igual,
Por nuestras pobres madres que gimen su amargura;
Por huérfanos y viudas, por presos en tortura
Y ora por ti que veas tu redención final.

Y cuando en noche oscura se envuelva el cementerio
Y solos sólo muertos queden velando allí,
No turbes su reposo, no turbes el misterio,
Tal vez accordes oigas de cítara o salterio,
Soy yo, querida Patria, yo que te canto a ti.

Y cuando ya mi tumba de todos olvidada
No tenga cruz ni piedra que marquen su lugar,
Deja que la are el hombre, la esparza con la azada,
Y mis cenizas, antes que vuelvan a la nada,
El polvo de tu alfombra que vayan a formar.

Entonces nada importa me pongas en olvido.
Tu atmósfera, tu espacio, tus valles cruzaré.
Vibrante y limpia nota seré para tu oído,
Aroma, luz, colores, rumor, canto, gemido,
Constante repitiendo la esencia de mi fe.

Mi patria idolatrada, dolor de mis dolores,
Querida Filipinas, oye el postrer adiós.
Ahí te dejo todo, mis padres, mis amores.
Voy donde no hay esclavos, verdugos ni opresores,
Donde la fe no mata, donde el que reina es Dios.

Adiós, padres y hermanos, trozos del alma mía,
Amigos de la infancia en el perdido hogar,
Dad gracias que descanso del fatigoso día;
Adiós, dulce extranjera, mi amiga, mi alegría,
Adiós, queridos seres, morir es descansar.

La imagen puede contener: texto

Sobre las luchas de la vida

Vivimos en un mundo que no es perfecto y que nunca puede ser perfeccionado. No importa lo difícil que lo intentemos, no importa cuál sistema de gobierno nos gobierne, el sufrimiento continuará. Pero eso no significa que debemos dejar de hacer nuestra parte. Recuerda que el premio del esfuerzo es el esfuerzo, y es cómo luchamos contra el mal. Tenemos que trabajar por la vida más allá del sufrimiento y de la muerte. Eso es lo que más importa.

2018 National Artists

The Order of the National Artists of the Philippines is the highest national recognition given to Filipino individuals who have made significant contributions to the development of fine arts in the country, namely: Music, Dance, Theater, Visual Arts, Literature, Film, Broadcast Arts, and Architecture and Allied Arts. The order is jointly administered by the National Commission for Culture and the Arts (by virtue of President Ferdinand Marcos’s Proclamation № 1001 of 2 April 1972) and the Cultural Center of the Philippines (CCP). The award is given irregularly and is conferred by the President of Filipinas upon recommendation by both institutions.

Through the decades since the first National Artist medal was awarded to critically acclaimed painter Fernando Amorsolo in 1972, many of the biggest names in Filipino arts and literature have graced the ranks of the Order of the National Artists such as writer Nick Joaquín (1976), musician Levi Celerio (1997), and film director Eddie Romero (2003). Selecting a national artist is based on a broad criteria, and the selection process for nominees is strict. Works of art of those who are nominated should not only conform to set standards of aesthetics; they should have also distinguished themselves among their peers by having pioneered a mode of creative expression or style, and they should have made an impact on succeeding generations of artists, among other criteria. In fact, back in 2009, controversy erupted when some of the nominees were blocked by several incumbent National Artists (including the indefatigable F. Sionil José), members of the Concerned Artists of the Philippines, and various academicians who claimed that their nomination was politicized by then President Gloria Macapagal-Arroyo when she favored them due to friendship over artistic quality. The issue even reached the Supreme Court (in the end, the court of last resort voted to boot out those nominated by Arroyo).

Early today, filmmaker Sari Dalena broke the news on her Facebook account that a new batch of National Artists has been declared. Interestingly, one of those who figured in the 2009 controversy, architect Francisco Mañosa, made it to the list. Here they are in alphabetical order:

1) Larry Alcalá (Visual Arts, posthumous)
2) Amelia Lapeña-Bonifacio (Theater)
3) Ryan Cayabyab (Music)
4) Francisco Mañosa (Architecture)
5) Resil Mojares (Literature)
6) Ramón Muzones (Literature)
7) Kidlat Tahimik (Film)

PEPE ALAS

Top left to bottom right: Larry Alcalá, Amelia Lapeña-Bonifacio, Ryan Cayabyab, Francisco Mañosa, Resil Mojares, Ramón Muzones, and Kidlat Tahimik.

Official conferment will be held tomorrow at the CCP. Congratulations to the winners!

 

A La Patria (Emilio Jacinto)

Tengo problemas con el Katipunan, la sociedad secreta fundada por francmasones en 1892 para liberar Filipinas del gobierno colonial español. La historia general nos enseña que los Katipuneros eran patriotas, héroes que nos liberaron de la tiranía española. Pero he terminado con esa mentira. No estoy diciendo que, aunque francmasones, los Katipuneros eran malvados. Yo sé que muchos de ellos vivieron por un ideal — todos los revolucionarios/rebeldes lo hacen. Pero así lo hace la sociedad contra la que se rebelan. No es de extrañar que José Rizal nunca aprobara la rebelión de Katipunan: comprendió cuál ideal debía permanecer en pie.

Sin embargo, aunque no soy un seguidor de la rebelión tagala, soy un seguidor de la literatura, sobre todo de la literatura bien escrita. Arte por el bien del arte, como ellos dicen. Así que os presento un poema escrito por Emilio Jacinto (1875—1899), uno de los miembros más jóvenes y oficiales de más alto rango del Katipunan. Este poema titulado A La Patria fue dedicado a su patria chica, Filipinas. Se debe notar que durante el tiempo de Jacinto, el concepto de la patria significaba dos cosas: la patria grande y la patria chica. La patria grande inmediatamente se refiere a la Madre España. Por otro lado, la patria chica denota la localidad de uno: en el caso de Jacinto y sus compatriotas filipinos, es Filipinas. Pero en A La Patria que fue escrito el 8 de octubre de 1897 (de hecho, es su aniversario el día de hoy) bajo los cocoteros de Santa Cruz, La Laguna donde vivió como rebelde-refugiado, ya había declarado que su patria grande era Filipinas, “sin el yugo español”.

A los que han leído el Mi Último Adiós de Rizal, se puede notar fácilmente cuán similar es el poema de Jacinto con el del héroe nacional. El de Rizal fue escrito seis meses antes de que Jacinto escribiera el suyo. Ambos poemas están dedicados a Filipinas. Y están escritos en el estilo Alejandrino (verso de catorce sílabas métricas compuesto de dos hemistiquios de siete sílabas con acento en la tercera y decimotercera sílaba). Bueno, sin más preámbulos, os presento A La Patria por Emilio Jacinto.

Talambuhay ni Emilio Jacinto

Emilio Jacinto, el “Cerebro del Katipunan” (imagen: Bayaning Filipino).

A LA PATRIA
Emilio Jacinto

¡Salve, oh patria, que adoro, amor de mis amores,
que Natura de tantos tesoros prodigó;
vergel do son más suaves y gentiles las flores,
donde el alba se asoma con más bellos colores,
donde el poeta contempla delicias que soñó!

¡Salve, oh reina de encantos, Filipinas querida,
resplandeciente Venus, tierra amada y sin par:
región de luz, colores, poesía, fragancias, vida,
región de ricos frutos y de armonías, mecida
por la brisa y los dulces murmullos de la mar!

Preciosísima y blanca perla del mar de Oriente,
edén esplendoroso de refulgente sol:
yo te saludo ansioso, y adoración ardiente
te rinde el alma mía, que es su deseo vehemente
verte sin amarguras, sin el yugo español.

En medio de tus galas, gimes entre cadenas;
la libertad lo es todo y estás sin libertad;
para aliviar, oh patria, tu padecer, tus penas,
gustoso diera toda la sangre de mis venas,
durmiera como duermen tantos la eternidad.

El justo inalienable derecho que te asiste
palabra vana es sólo, sarcasmo, burla cruel;
la justicia es quimera para tu suerte triste;
esclava, y sin embargo ser reina mereciste;
goces das al verdugo que en cambio te dá hiel.

¿Y de qué sirve ¡ay, patria! triste, desventurada,
que sea límpido y puro tu cielo de zafir,
que tu luna se ostente con luz más argentada,
de que sirve, si en tanto lloras esclavizada,
si cuatro siglos hace que llevas de sufrir?

¿De que sirve que cubran tus campos tantas flores,
que en tus selvas se oiga al pájaro trinar,
si el aire que trasporta sus cantos, sus olores,
en alas también lleva quejidos y clamores
que el alma sobrecogen y al hombre hacen pensar?

¿De qué sirve que, perla de virginal pureza,
luzcas en tu blancura la riqueza oriental,
si toda tu hermosura, si toda tu belleza,
en mortíferos hierros de sin igual dureza
engastan los tiranos, gozándose en tu mal?

¿De qué sirve que asombre tu exuberante suelo,
produciendo sabrosos frutos y frutos mil,
si al fin cuanto cobija tu esplendoroso cielo
el hispano declara que es suyo y sin recelo
su derecho proclama con insolencia vil?

Mas el silencio acaba y la senil paciencia,
que la hora ya ha sonada de combatir por ti.
Para aplastar sin miedo, de frente, sin clemencia,
la sierpe que envenena tu mísera existencia,
arrastrando la muerte, nos tienes, patria, aquí.

La madre idolatrada, la esposa que adoramos,
el hijo que es pedazo de nuestro corazón,
por defender tu causa todo lo abandonamos:
esperanzas y amores, la dicha que anhelamos,
todos nuestros ensueños, toda nuestra ilusión.

Surgen de todas partes los héroes por encanto,
en sacro amor ardiendo, radiantes de virtud;
hasta morir no cejan, y espiran. Entre tanto
que fervientes pronuncian, patria, tu nombre santo;
su último aliento exhalan deseándote salud.

Y así, cual las estrellas del cielo numerosas,
por tí se sacrifican mil vidas sin dolor:
y al oir de los combates las cargas horrorosas
rogando porque vuelvan tus huestes victoriosas
oran niños, mujeres y ancianos con fervor.

Con saña que horroriza, indecibles torturas,–
porque tanto te amaron y desearon tu bien,–
cuantos mártires sufren; más en sus almas puras
te bendicen en medio de angustias y amarguras
y, si les dan la muerte, bendicente también.

No importa que sucumban a cientos, a millones,
tus hijos en lucha tremenda y desigual
y su preciosa sangre se vierta y forme mares:
no importa, si defienden a tí y a sus hogares,
si por luchar perecen, su destino fatal.

No importa que suframos destierros y prisiones,
tormentos infernales con salvaje furor;
ante el altar sagrado que en nuestras corazones
juntos te hemos alzado, sin mancha de pasiones,
juramentos te hicieron el alma y el honor.

Si al terminar la lucha con laureles de gloria
nuestra obra y sacrificios corona el triunfo al fin,
las edades futuras harán de tí memoria;
y reina de esplendores, sin manchas ya ni escoria,
te admirarán los pueblos del mundo en el confín.

Ya en tu cielo brillando el claro y nuevo día,
respirando venturas, amor y libertad,
de los que caído hubieren en la noche sombría
no te olvides, que aun bajo la humilde tumba fría
se sentirán felices por tu felicidad.

Pero si la victoria favorece al hispano
y adversa te es la suerte en la actual ocasión,
no importa: seguiremos llamándonos “hermano”,
que habrá libertadores mientras haya tirano,
la fé vivirá mientras palpite el corazón.

Y la labor penosa en la calma aparente
que al huracán precede y volverá a bramar,
con la tarea siguiendo más firme, más prudente,
provocará otra lucha aun más tenaz y ardiente
hasta que consigamos tus lágrimas secar.

¡Oh patria idolatrada, cuanto más afligida
y angustiada te vemos te amamos más y más:
no pierdas la esperanza; de la profunda herida
siempre brotará sangre, mientras tengamos vida,
nunca te olvidaremos: ¡jamás, jamás, jamás!

El castellano, único idioma nacional

El abogado Tirso de Irureta Goyena vivió en una época cuando el idioma español era el idioma filipino predominante pero fue poco a poco de ser “devorado” por el idioma de los invasores estadounidenses: el inglés. Alarmado por el ataque, escribió varios artículos para defender el estado de la lengua española en Filipinas.

En este blogpost publico uno de sus artículos titulado “El Castellano, Único Idioma Nacional“. Este artículo fue seleccionado de su libro POR EL IDIOMA Y LA CULTURA HISPANOS. Es una colección de ensayos suyos que fue publicada en 1917.

En “El Castellano, Único Idioma Nacional”, Irureta Goyena argumenta por qué el español debe ser el único idioma nacional de Filipinas.

El Señor Don Tirso de Irureta Goyena (con su chófer japónes). Foto cortesía del fotógrafo Alex Waterhouse-Hayward, nieto del Sr. Goyena.

EL CASTELLANO, ÚNICO IDIOMA NACIONAL
Tirso de Irureta Goyena

Algunos opinan, al parecer, por la dualidad de idiomas en nuestro país, sosteniendo que ambos á dos, el castellano y el inglés, pueden constituir á la vez los idiomas nacionales de Filipinas. El idioma castellano es el idioma de un pasado de tres siglos, el idioma de las tres primeras centurias de civilización europea en el país, el idioma de epopeya y de los patriotas de la época revolucionaria. El inglés es el idioma del presente, de la nueva nación dominadora fuerte y jovén, y es la lengua, al mismo tiempo, más difundida en el Extremo Oriente, con cuyos países sostendrá Filipinas en lo futuro sus más íntimas relaciones comerciales y políticas. Ambos deben, por consiguiente, conservarse; ambos deben ser, en fin, los idiomas nacionales de la futura república filipina.

Somos los primeros en sostener que no laboramos contra el idioma inglés. Somos partidarios, consiguientemente, de la convivencia amistosa en el país de ambos idiomas. Sostenemos que el inglés no solo debe conservarse, sino que su conocimiento debe seguir siendo objeto de difusión. Pero entendemos que el castellano, ha sido, es y deberá ser el único idioma nacional de Filipinas.

Es indudable que si los filipinos pudieran poseer ambos idiomas á la perfección, sería esto lo más ventajoso para sus intereses. Pero el poseer, dominándolos, dos idiomas á la vez, y dos idiomas de léxico tan rico y tan variado como el inglés y el castellano, es cosa imposible para un pueblo en general, para una colectividad compleja y numerosa, como es toda una sociedad nacional, como es en este caso el país filipino. El poseer á la perfección dos idiomas á la vez es privilegio reservado á ciertos y determinados indivíduos dotados de especiales aptitudes filológicas. Y si extremamos las cosas, notaremos que aún aquellas personas que pasan por conocedoras de dos idiomas diferentes, dominan más uno que otro, y que, salvo rarísimas excepciones de inteligencias muy privilegiadas, no obstante poseer dos idiomas, piensan y sienten en uno de ellos exclusivamente, realizando una traducción mental de sus ideas y pensamientos de un idioma á otro.

Y ese idioma en que piensen y sienten las personas poseedoras de dos idiomas distintos, será su verdadero idioma propio, y no aquel en que exprese sus ideas y sentimientos después de haberlos traducido en su interior del idioma que brotó espontáneamente de su corazón ó de su inteligencia. Y ese idioma en que se pinesa ó se siente, cuando se refiere á todo un pueblo, ó á una gran parte del mismo, es su verdadero idioma nacional. Y es indudable que infinidad de filipinos piensan y sienten en castellano, y piensan y sienten de tal manera en este idioma, que mejor expresan en él los estados diversos de su alma que en cualquiera de los idiomas nativos.

La mejor demostración de este aserto la tenemos en nuestro insigne Rizal. En medio de las penalidades y sufrimientos de una cárcel, teniendo de cara á la muerte y bajo la tremenda exaltación patriótica de sus últimos momentos gloriosos, cogió la pluma para entonar un canto de despedida á su patria, es decir, á su madre, á nuestra madre común, su adorada Filipinas, y aquel sublime corazón habló en emocionantes é inspiradísimas estrofas castellanas.

Pero se dirá: ¿no tiene Suiza tres idiomas nacionales? ¿no tienen dos Bélgica, el Canadá y la Confederación sud-africana? ¿Por qué no ha de poder tenerlos Filipinas? Y nosotros contestaremos diciendo que esto es no tener en cuenta en absoluto la forma y las circunstancias bajo las cuales Suiza, Bélgica, el Canadá y la Unión del África del Sur tienen varios idiomas nacionales.

En primer lugar, no existen en ninguno de esos países varios idiomas nacionales, sino que los que existen son varios idiomas oficiales, idiomas á los cuales se les ha dado carácter oficial, por ser los idiomas de nacionalidades distintasexistentes dentro del mismo Estado. En la república de Suiza hay una mayoría de cantones alemanes, esto es, cantones de raza alemana, de costumbres alemanas y de idioma alemán, varios cantones franceses, ó sea, cantones de raza, costumbres é idioma francés; y un cantón de raza, costumbres é idioma italianos. No es, por consiguiente, que en Suiza todos los suizos hablen indistintamente los tres idiomas. Sino que hay suizos que poseen el alemán como único idioma nacional y lo utilizan exclusivamente, otros el francés, y otros el italiano. Claro está que esa proximidad y convivencia hace que muchos suizos alemanes hablen el francés, y muchos franceses alemanes el alemán. Pero lo hablan como uno cualquiera de nosotros hablaría el ruso ó el japonés, esto es, no como un idioma nacional, no como un idioma propio, sino como un idioma extraño adquirido por el estudio y por la práctica continuos.

Lo mismo ocurre en el Canadá. En el Canadá hay un Departamento ó Estado, el de Quebec, cuyos habitantes son, en su mayoría, descendientes de los antiguos colonos franceses, y que hablan consiguientemente el francés como idioma nacional. Y en los restantes Estados del Dominio, puede decirse que su mayoría están constituidos por colonos de raza inglesa, y que tienen, por lo tanto, al inglés por idioma propio. Más, como no podía evitarse que de hecho algunos colonos franceses fuesen á establecerse á Estados de raza inglesa, ni que colonos ingleses fuesen á vivir al Estado de Quebec, por no inferir agravio á ninguno de los dos, se han declarado á ambos idiomas, el francés y el inglés, idiomas oficiales. Pero no puede decirse que ambos á dos, y para todos los canadienses, sean el inglés y el francés los idiomas nacionales.

En Filipinas no ocurre esto. Hay una minoría de filipinos, descendientes e individuos de raza española que tienen al castellano naturalmente como idioma propio y casi por decir único. Hay algunas localidades donde filipinos indígenas, de pura raza nativa, como Cavite, San Roque, Caridad, Zamboanga, y aún muchos de los que en Manila y en otras capitales importantes viven, que no poseen asimismo otro idioma que el castellano más ó menos adulterado. Fuera de estos focos, que si son una excepción, lo son á favor del castellano, tenemos una gran masa de origen homogéneo, el malayo, y no dos ó tres nacionalidades distintas como ocurre en Suiza, Bélgica, Austria ó el Canadá.

No hay que pensar, por consiguiente, que la gran masa de filipinos tenga dos idiomas nacionales, porque no tienen todos ellos más que una tradición, unas costumbres y son de una misma raza. No existen aquí para los efectos del idioma dos nacionalidades distintas, una situada, por ejemplo, en Luzón y otra en Bisayas; y los mestizos americanos son una minoría microscópica, en muchos de cuyos descendientes, se ve el curioso fenómeno de adoptar el castellano ó alguno de los idiomas nativos, dejando por completo el idioma inglés.

Si todo esto es absolutamente cierto, no cabe duda que podrá haber filipinos que hablen los dos idiomas, el inglés y el castellano, pero en uno de ellos solamente pensarán y sentirán, y ese será su verdadero idioma nacional. Y en verdad, quizás existan excepciones individuales, pero de los dos idiomas, aquel en el cual piensan y sienten los filipinos es el idioma castellano. En él pronuncian sus discursos los políticos; en él impresionan y agitan los oradores á las masas populares y proletarias; en él brindan y se expansionan las sociedades de recreo; en él cantan los poetas; en él luchan los periodistas, y en él hablan y escriben los hombres de ciencia del país. Y si el caudal científico y literario de Filipinas, no es, cierta y afortunadamente de hoy, sino que data de ayer, es innegable que la mayor parte de las obras científicas y literarias, y la prensa filipina, son obra de unos pocos de la generación de ayer, y de unos muchos de la generación de hoy, de la generación nueva, que expontáneamente sigue pensando y sintiendo en castellano, que es y deberá ser, por consiguiente, no el único idioma, en absoluto, pero sí el único lenguaje nacional de todos los filipinos.

Este blogpost fue publicado originalmente en ALAS FILIPINAS.