Para Rizal, España es la madre de Filipinas

Hoy, 30 de junio, marca la decimosexta vez que celebramos el Día de la Amistad Hispano-Filipina o el Día de la Amistad entre Filipinas y España. El ex senador Edgardo Angara, un hispano que murió recientemente (13 de mayo), patrocinó la propuesta de ley que más tarde se conocería como Republic Act No. 9187 o un acto que declara el 30 de junio del año como el Día de la Amistad Hispano-Filipina. La propuesta fue aprobado y se convirtió en ley el 5 de febrero de 2003.

Pero cuestiono respetuosamente el uso del término “amistad” porque Filipinas y España eran más que amigos. De hecho, son consanguíneos en virtud de la historia, la fe, y la difusión cultural de las que nuestro país se benefició, y no al revés. España nunca se hizo rica a nuestra costa. Y en toda la literatura filipina, España ha sido inmortalizada y personificada como nuestra madre.

Ahora analizaramos un famoso poema del mismísimo héroe nacional de Filipinas, José Rizal, para demostrar que estamos en lo cierto.

A LA JUVENTUD FILIPINA
José Rizal

Lema: ¡Crece, oh tímida flor!

¡Alza tu tersa frente,
juventud filipina, en este día!
¡Luce resplandeciente
tu rica gallardía,
bella esperanza de la patria mía!

Vuela, genio grandioso,
y les infunde noble pensamiento,
que lance vigoroso,
más rápido que el viento,
su mente virgen al glorioso asiento.

Baja, con la luz grata
de las artes y ciencias, a la arena,
juventud, y desata
la pesada cadena
que tu genio poético encadena.

Ve que en la ardiente zona
do moraron las sombras, el hispano
esplendente corona,
con pía y sabia mano,
ofrece al hijo de este suelo indiano.

Tú, que buscando subes,
en alas de tu rica fantasía,
del Olimpo en las nubes
tiernísima Poesía,
más sabrosa que néctar y ambrosía.

Tú, de celeste acento,
melodioso rival de filomena,
que en variado concento
en la noche serena
disipas del mortal la amarga pena;

Tú, que la pena dura
animas al impulso de tu mente,
y la memoria pura
del genio refulgente
eternizas, con genio prepotente;

Y tú, que el vario encanto
de Febo, amado del divino Apeles,
y de Natura el manto,
con mágicos pinceles
trasladar al sencillo lienzo sueles;

¡Corred! que sacra llama
del genio el lauro coronar espera,
esparciendo la Fama
con trompa pregonera
el nombre del mortal por la ancha esfera.

¡Día, día felice,
Filipinas gentil, para tu suelo!
Al Potente bendice,
que con amante anhelo
la ventura te envía y el consuelo.

En la primera estrofa, muchos eruditos y críticos literarios están de acuerdo en que la palabra aludida “patria” significa Filipinas, no España. Se debe notar que durante el tiempo de Rizal, el concepto de la patria significaba dos cosas: la patria grande y la patria chica. La patria grande inmediatamente se refiere a la Madre España. Por otro lado, la patria chica denota la localidad de uno: esto se puede referir al barrio, a la provincia o a la región donde nació uno. Por ejemplo: los vascos, los valencianos, los catalanes, etc. todos consideraban sus respectivas provincias / regiones como su patria chica. Los mexicanos, peruanos, filipinos, etc. todos consideraban sus respectivas provincias de ultramar o capitanía general como su patria chica. Pero para todos ellos, solo había una patria grande: España.

Pues bien, ¿cómo sabemos que la patria en este poema se refería a Filipinas y no a España? La respuesta está en la línea final de la cuarta estrofa:

Ve que en la ardiente zona
do moraron las sombras, el hispano
esplendente corona,
con pía y sabia mano,
ofrece al hijo de este suelo indiano.

“Suelo indiano” o suelo nativo se explica por sí mismo. Sin embargo, la cuarta línea de la misma estrofa se refiere a los frailes españoles, esos guerreros indomables de España, que estaban a cargo no sólo de los asuntos espirituales de los filipinos sino que también se ocuparon de su educación y bienestar. La “pía y sabia mano” (mano piadosa y erudita) se refiere a los frailes españoles. Y a aquellos que están expuestos a la Historia de Filipinas, es fácil captar la alusión de Rizal a las escuelas pías que eran las primeras escuelas públicas de nuestro país (por lo tanto no es verdad que los EE.UU. introdujeron las escuelas públicas en nuestras costas). Una de esas escuelas, ubicada dentro de la ciudad amurallada de Intramuros, incluso se convirtió en la precursora del Ateneo Municipal, la alma mater del héroe que ahora se conoce como Ateneo de Manila University.

Mientras que la patria de Rizal en este poema puede señalar únicamente a su patria chica, es decir, Filipinas, se debe notar que su patria grande no fue dejada de lado. En la estrofa final de A La Juventud Filipina, Rizal utilizó un apodo común para España, particularmente su monarquía, durante esos días: Potente, que significa poderoso. Aquí se describió que España deseaba sinceramente la felicidad y la comodidad de Filipinas:

¡Día, día felice,
Filipinas gentil, para tu suelo!
Al Potente bendice,
que con amante anhelo
la ventura te envía y el consuelo.

Y como estamos discutiendo sobre Rizal, también debemos recordar que en su homenaje a Juan Luna y Félix Resurrección Hidalgo por haber ganado reconocimiento internacional por sus pinturas, él llamó categóricamente a España como nuestra madre:

“Si la madre enseña al hijo su idioma para comprender sus alegrías, sus necesidades o dolores, España, como madre, enseña también a Filipinas…”

Rizal no fue el único filipino de su tiempo que pensó de esa manera. Muchos otros también, dirigidos por los mejores poetas filipinos tanto en español como en tagalo. Considerar a España como nuestra madre no nos hará menos filipinos. Es parte de nuestra historia e identidad.

España no es nuestra amiga, es nuestra madre.

Advertisements

24 de junio de 1571: el nacimiento del Estado Filipino

Hoy, conmemoramos el nacimiento del Estado Filipino, el nacimiento de nuestro país, el nacimiento de nuestro ser nacional, el nacimiento del ser filipino.
Manila fue fundada como ciudad capital el 24 de junio de 1571 en el corazón de lo que ahora se conoce como la ciudad amurallada de Intramuros, «la Manila de nuestros amores». Sólo debe seguir que su declaración como ciudad capital hace 447 años implica que un estado, un país, aunque bajo un imperio mucho más grande, ya existía, se ha preparado, estaba en pleno apogeo.

Hace 447 años hoy, Miguel López de Legazpi estableció Manila como la capital de Filipinas en este sitio exacto. Legazpi se convirtió en su primer gobernador general, de hecho el primer líder nacional de nuestro país.

Filipinas no nació en 1872 ni en 1898. Filipinas ya existía desde hace más de 300 años. Si Manila sólo pudiera hablar, habría gritado este hecho histórico desde lo más alto de sus pulmones.

¡A Filipinas, la patria de mis amores, un gran saludo para su 447º aniversario de fundación!

BREVE RELATO DEL BROTE DEL FILIPINISMO
(Pepe Alas)

Rey. Fe. Aventuras.
Nao. Mar. Esmeraldas.
Luz. Flor. Bravas razas.
Cruz. Ser. Filipinas.

Derechos de reproducción © 2018
José Mario Alas
San Pedro Tunasán, La Laguna
Todos los derechos reservados.

Para que conste que la conmemoración de esta fiesta como el aniversario de nuestro país todavía no es oficial. Sólo unas pocas personas con legítima conciencia filipina están conscientes de la importancia de esta conmemoración. Una vez dicho esto, repito mi cálido saludo: ¡un feliz 447° cumpleaños a mi patria adorada, Filipinas! Y que el espíritu de San Juan el Bautista cuya fiesta también se celebra en este día bautice el pueblo filipino para que experimenten un nuevo despertar.

Y sí, estoy de vuelta —por enésima vez— después de una interrupción de seis meses de enfermedad y tristeza. Estoy feliz de haber vuelto… porque El Filipinismo es alegría.

PEPE ALAS

Esta mañana en la antigua Iglesia de San Agustín en Intramuros, Manila después de la Misa de acción de gracias para conmemorar el 447º establecimiento de Manila como capital de la Capitanía General de Filipinas. Manila  En esta foto: La Familia Viajera y el gran filipinista de nuestros tiempos, el Señor Guillermo Gómez Rivera.

PEPE ALAS

La tumba del Adelantado Miguel López de Legazpi al lado del altar de la Iglesia de San Agustín. Fue el quien fundó la ciudad de Manila, en nombre del Reino de España, como la capital de Filipinas hace 447º años hoy. Hacia el final de la Misa de acción de gracias para celebrar ese evento histórico, los concejales de Manila lo honraron con una oración y con una ofrenda floral. Y después de tomar esta foto, le di un respetuoso y cálido saludo para agradecerle con por sus sacrificios para nuestra patria filipina. Tenemos que reconocerlo como nuestro primer líder nacional, porque realmente lo era.

¡A Dios sea toda la gloria y la honra!