Reunión de los protagonistas del documental “El Idioma Español en Filipinas”

La Asociación Cultural Galeón de Manila (ACGM) es una organización sin fin de lucro dedicada al estudio, divulgación, y promoción de la cultura e historia hispano-filipina, incluida la lengua española en al archipiélago filipino. Ha organizado seminarios y conferencias sobre historia y cultura hispano-filipina así como promovido el conocimiento mutuo de España y Filipinas, entre otros proyectos. Uno de ellos es la producción del documental “El Idioma Español en Filipinas“, escrito y dirigido por Javier Ruescas Baztán, presidente y socio fundador de la ACGM. El documental trata sobre la historia, la importancia, y el estado actual del idioma español en Filipinas.

La preparación y producción del documental empezaron con una serie de entrevistas a los fines de 2011. Renombrados filipinos de habla español como Guillermo Gómez Rivera, Gemma Cruz de Araneta, Manuel “Manoling” Morató, y Maggie de la Riva fueron algunos de los entrevistados. Fui uno de los que tuvieron la suerte de haber sido incluidos. Después de un año, el documental se estrenó por primera vez en el University of Asia and the Pacific (Universidad de Asia y el Pacifíco). Asistieron algunos de los entrevistados que aparecieron en el documental, incluyéndome a mí. Durante los años siguientes, se mostró el documental en varios lugares en Manila y Madrid, incluso la Universidad de Málaga.

El mes pasado (25 de octubre), Javier organizó por primera vez una reunión sencilla para los protagonistas de “El Idioma Español en Filipinas” en Rockwell Club en la Ciudad de Macati. Aparte de mi y del Sr. Gómez (ayudamos a Javier a organizar la reunión), los que asistieron la cena fueron José María Bonifacio Escoda, Alberto GuevaraMª Rosario “Charito” Araneta, Eduardo Ziálcita, Teresita Tambunting de Liboro (acompañado por su marido Andrés), Trinidad U. Quirino, y Maggie.

Mi querida amiga y comadre Gemma no pudo asistir porque tuvo una entrevista esa noche. Tampoco a Manoling (por lo que he escuchado, se suponía que iba a llegar pero estaba atrapado en el tráfico pesado). Los otros que también estuvieron ausentes en la reunión fueron: Isabel (mujer de Alberto); Benito Legarda, Hijo; Macario Ofilada; y; Fernando Ziálcita. María Rocío “Chuchie” de Vega y Georgina Padilla de Mac-Crohon y Zóbel de Ayala están en el extranjero. Mary Anne Almonte y Trinidad Reyes ya han fallecido (qué descansen en paz eterna).

La imagen puede contener: 5 personas, personas sentadas, tabla e interior

Charito Araneta, Albertito Guevara, Señor Gómez, Maggie de la Riva, y un tal Pete Henson; sólo invitado, no es parte del documental (foto: Miguel Rodriguez Artacho).

Yo, Javier Ruescas (presidente de la AGCM), y José María Bonifacio Escoda (cámara del Sr. Escoda).

En pie (izquierda a derecha): José María Bonifacio Escoda, Alberto Guevara, Charito Araneta, Eduardo Ziálcita, Javier Ruescas, Pete Henson, y Miguel Rodríguez (miembro de la AGCM). Sentado (izquierda a derecha): Tereret Liboro y su marido Andy; Teresita Quirino; Sr. Guillermo Gómez, y Maggie de la Riva. Se tomó esta foto cuando ya dejé la cena (foto: Miguel Rodriguez Artacho).

Durante la cena, se nos mostró el trailer del documental. También fuimos presentados uno por uno por el Sr. Gómez (descrito por Javier como “el corazón y el alma” del documental) porque la mayoría de nosotros no nos conocemos. Javier también nos dio a cada uno de nosotros copias del DVD del documental.

Yo estaba sentado junto a la Srª Quirino, la fundadora del Technological Institute of the Philippines. Ella es una dama muy amable y alegre que está llena de vida a pesar de su vejez. Es triste que no pude charlar con todos porque tenía prisa. Tenía trabajo esa noche, es por eso que fui el primero en irme. Sin embargo, antes de irme recordé a todos cuán honrado que estaba de estar en la misma mesa con respetables y verdaderos filipinos, y que nuestra reunión es un testamento de que el español nunca morirá en Filipinas.

 

Advertisements

La elevación del Colegio de Santo Tomás como universidad por el Papa Inocencio X

HOY EN LA HISTORIA DE FILIPINAS

20 de noviembre de 1645 — La Universidad de Santo Tomás (UST), una de las universidades más antiguas en Asia, fue elevada al estatus de universidad por el Papa Inocencio X a instancias del Rey Felipe IV. Originalmente llamada Colegio de Nuestra Señora del Santísimo Rosario, UST fue fundada el 28 de abril de 1611 como escuela para preparar a los jóvenes para el sacerdocio. Por bula del Papa Inocencio X el 20 de noviembre de 1645 que fue pasada por el supremo consejo de Indias el 28 de julio del siguiente año, el colegio fue erijido en universidad. El nombre completo y oficial de UST (que cuenta entre sus ex alumnos prestigiosos nombres en la historia de Filipinas tales como Fr. José Burgos, Marcelo del Pilar, José Rizal, y el famoso filósofo español Fr. Zeferino González, O.P.) es La Pontificia y Real Universidad de Santo Tomás. Hoy en día, UST es una de las cuatro universidades más importantes de Filipinas y se clasifica constantemente entre las 1.000 mejores universidades del mundo.

Winwyn Márquez es la nueva Reina Hispanoamericana

Filipinas es uno de los tres principales países que ha producido la mayor cantidad de ganadores en los concursos de belleza (los otros dos son Venezuela y Brasil). En los últimos años, el mundo ha sido testigo de un aumento en el número de ganadores procedentes de Filipinas. Quizás la más famosa (y controvertida) entre las últimas victorias fue cuando Pía Wurtzbach, una filipina con sangre alemana, ganó el concurso Miss Universo hace dos años.

La victoria más reciente fue la que sucedió en Bolivia: la Reina Hispanoemaricana 2017 que fue ganada por María Teresita Ssen “Winwyn” Márquez el 4 de este mes.

Image result for "Winwyn Márquez"

Winwyn cuando ganó el título Reina Hispanoamericana Filipinas 2017 el 3 de septiembre  que sirvió como su boleto a la dicha para unirse a la Reina Hispanoamericana (foto: GMA Network).

La Reina Hispanoemaricana es un concurso de belleza donde participan todas las delegadas de los países de lengua hispana. Este concurso puede que no sea bien conocido en muchas partes del mundo pero ha sido famoso en toda Sudamérica desde su creación en 1991. Fue sólo este año cuando Filipinas se unió al concurso.

Winwyn, de 25 años de edad, está acostumbrada a la fama porque es hija de los actores Joey Márquez (también fue ex-alcalde de la Ciudad de Parañaque) y Alma Moreno. Ella tiene una tía que también era una reina de belleza internacional: Melanie Márquez (Miss Internacional 1979), hermana de su padre Joey. Ella misma es una personalidad de la TV pero no es tan conocida como sus padres.

Pero Winwyn no es toda la fama y la belleza. Tiene seso.

Durante la parte de “Preguntas y Respuesta” —en mi opinión la parte más importante de los concursos de belleza—, se le hizo a Winwyn esta pregunta: «¿Cómo harías vos para promover la cultura hispanoamericana si tenés una gran barrera, la barrera del idioma?» Su respuesta fue INCREÍBLE:

¡Buenas tardes! Estoy muy feliz de estar aquí! El idioma se puede aprender, pero la voluntad y la determinación de contribuir con algo a la organización, no se puede. Tiene que salir del corazón, y tiene que ser natural. Creo que la amabilidad es un lenguaje universal, que si tratas a las personas con tolerancia, paciencia, y amor, podríamos entendernos unos a otros. La cultura hispana no se trata sólo del idioma. Se trata de amor por Dios, amor por la patria, amor por la historia y la cultura, y amor por la familia. Y como filipina con un patrimonio único, los he inculcado. Estoy lista para promover la cultura hispana no sólo en Asia sino en todo el mundo. Es hora de celebrar la cultura hispana. Es buena para estar celebrada. ¡Gracias!

Winwyn respondió en inglés porque no habla español; tuvo que ser acompañada por un traductor (que, en mi opinión, no es muy hábil en su trabajo). Es un hecho triste que los filipinos de hoy, a diferencia de en el pasado, ya no hablan español. Y Winwyn es parte de esta tragedia lingüística. Sin embargo, lo que ella dijo en su respuesta es efusivo del legado hispánico de nuestro país: la cultura hispana no se trata sólo del idioma español sino también de amor por Dios (catolicismo), amor por la patria (como la de José Rizal, Marcelo del Pilar, Antonio Luna, etc.), amor por la historia y la cultura (nuestros apellidos, la comida que comemos, las tradiciones de nuestros pueblos natales, nuestras casas ancestrales, etc.), y amor por la familia (¿necesito decir más?). Es posible que hayamos perdido el idioma español pero nuestra alma hispana aún está intacta, y Winwyn es consciente de esto.

La victoria de Winwyn Márquez como Reina Hispanoemaricana de este año del centenario de Nuestra Señora de la Virgen de Fátima acaba de reafirmar el estado de Filipinas como un país hispano.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo

Winwyn está siendo coronada como Miss Reina Hispanoamericana 2017 por su predecesora, Magdalena Chiprés de Colombia (foto: Rodríguez Abel).

¡Enhorabuena, María Teresita! ¡Viva Filipinas! ¡Viva el mundo hispano!

“Gracias”: una manera fácil de promover el español en Filipinas

La palabra “gracias” es fácilmente una de las palabras castellanas más conocidas por los estudiantes de este idioma. Diciendo gracias se demuestra no sólo gratitud sino también educación (refinamiento). Y puesto que gracias tiene traducciones en casi todos los idiomas del mundo, es una de las primeras palabras que se enseñan a los estudiantes de la lengua española.

Curiosamente, incluso los que no estudian idiomas están familiarizados con esta sencilla palabra poderosa pero amistosa. Aún más en Filipinas que ha venido siendo un bastión del idioma español en Asia por desde hace más de cuatro siglos.

¿Qué estoy tratando de decir? Sí, estoy sugiriendo que nosotros filipinos siempre debemos decir gracias en lugar de “salamat pô” o hasta “thank you“. Esa es una forma de promoción de la lengua española. Lo he estado haciendo durante años. Cada vez que recibo un buen servicio en los restaurantes de comida rápida, tiendas, y varios establecimientos, cada vez que recibo mi cambio de los conductores de autobuses y chóferes de taxis o jeepneys, cada vez que alguien me da una mano amiga, siempre digo gracias a ellos. Ni una sola vez me dan una mirada de perplejidad, ni una sola vez me preguntan qué significa gracias. De algún modo, entendieron la palabra.

Usad gracias todo el tiempo. Usadlo dentro de vuestros hogares, usadlo en las calles, dentro de vuestras escuelas, las oficinas, incluso en las iglesias. Usadlo con frecuencia entre vosotros. Usadlo de Aparrí hasta Joló. Cuando un desconocido te ha ayudado con algo, di “gracias” a él. No os avergoncéis ni siquiera os preocupéis de que no se os entiendan. Creedme — ¡os entenderán! Y ésa es la magia de la lengua española en nuestras islas.

Ya que si es español, entonces es verdaderamente filipino.

¡Gracias por leerme!

Originalmente publicado en ALAS FILIPINAS, con ligeras correcciones.

 

 

 

 

 

 

 

A new reason for me to love Lucena City

My parents have always known that I have become a self-taught historian over the past few years. But I haven’t heard any comment from them about it. To them, it was nothing short of remarkable. Or so I thought.

Last Friday, November 3, was something special. It was when I was invited by Mr. Vladimir Nieto’s Konseho ng Herencia ng Lucena (Heritage Council of Lucena) to speak in front of a live audience at Pacific Mall regarding some old Spanish documents that I have discovered (from the Portal de Archivos Españoles, a website that will never be utilized nor enjoyed by my contemporary Filipino historians for obvious reasons) proving that the date of establishment of Lucena, Tayabas Province —my place of birth— was neither on 1 June 1882 nor on 20 August 1961 but on that very date of the event itself: November 3. Those documents prove once and for all that Lucena has just turned 138 years old last Friday.

But all that was secondary, at least from a personal perspective. I had one other important thing in mind: to make my parents proud of me, something that, I believe, I have never done to them before. I confess to all of you that I have never been a good son to them, the kind of son that many parents can be proud of. My mom was just thrilled to be there. And I was surprised that my dad appeared at the event. I invited him weeks before, but he did not give a clear confirmation if he would attend. That is why I honestly didn’t expect him to arrive. But he did.

I may not be able to reconcile my parents anymore. But at the very least, both of them were there to support me. They saw for the first time how I function as a historian. And the most amazing part of this was that it all happened in the city where I first breathed, where I had my first taste of sunshine, and where I first cried. And to the best of my memory, it was the first time that they were with me, in the city of my birth. We and all the others who were gathered last Friday at Pacific Mall Lucena celebrated for the first time in history the foundation date of Lucena. It was both a public and personal triumph for me. I couldn’t have asked God for any other “pacific” reunion.

I keep on telling everyone that, while I was born in Lucena City, the place is still a “stranger” to me because I didn’t grow up there. But not anymore. November 3 was a gift from God that I didn’t even ask from Him. He truly works in mysterious ways. 😇

Anyway, I’ll be blogging more about the details behind this event soon. ¡Hasta la vista!