Darío Villanueva: ¿nueva esperanza para la Academia Filipina?

Esta semana (del 4 al 8), Darío Villanueva, el director del Real Academia Española (RAE) y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), participará en diversos actos académicos y culturales incluyendo un foro esta tarde en el Instituto de Cervantes de Manila donde hablará sobre el presente y futuro de la lengua española en el mundo.

Image may contain: 1 person, closeup

Villanueva también realizará una visita institucional a la Academia Filipina de la Lengua Española, la institución estatal más vieja en Filipinas cuya responsabilidad es CUSTODIAR, DIFUNDIR, y ENALTECER el idioma español en el país. Estoy entusiasmado con su visita porque ya es hora de que se entere de los problemas que ha estado afrontando la Academia Filipina durante años. Y espero que se entere.

Como admirador y simpatizante de la Academia Filipina, yo creé una página de Facebook en su honor y para que sus miembros actuales que están activos en Facebook continuen los mencionados tres deberes. El motivo es para que esta institución tenga un papel MÁS ACTIVO en traer de vuelta este idioma como una lengua nacional y/u oficial de Filipinas, como solía ser. La Academia Filipina ha sido en existencia desde 1924 y tiene en su lista nombres ilustrísimos como Macario Adriático, Fernando Mª Guerrero, Claro M. Recto, Epifanio de los Santos, y Antonio Abad entre muchos otros.

Excluyéndome, esa página de Facebook estaba destinada exclusivamente a los miembros de la Academia Filipina.

El logotipo original de la Academia Filipina de la Lengua Española.

Durante sus primeros años, la Academia Filipina funcionó como una verdadera académica. Los académicos hicieron la tarea de estudiar los “filipinismos” (o palabras nativas hispanizadas) para su inclusión en el Diccionario de la Lengua Española, fundar una biblioteca para servicio propio, y designar delegados en diversas partes del país. De hecho, estos académicos filipinos del pasado eran las contrapartes (o correspondientes) de los miembros de la RAE cuyo deber es LIMPIAR, FIJAR, y DAR ESPLENDOR al idioma español. Se reunían regularmente e incluso publicaban un boletín académico, el “Boletín de la Academia Filipina”.

Lamentablemente, la Academia Filipina de hoy ya no es la Academia Filipina que yo solía conocer. La razón principal es, según una fuente confiable, un caballero español se ha convertido en un presidente honorario y parece ser el “titiritero” que dirige la actual encarnación de la Academia Filipina. Digo “actual encarnación” porque, como he comentado, la Academia Filipina de hoy, que lleva “Inc.” (o incorporado) en su nombre, ya no es la Academia Filipina de antes. Si la Academia Filipina de los años pasados funciona como una verdadera academia que custodia, difunde, y enaltece este “idioma de los ángeles” y de muchas maneras limpia, fija, y da esplendor a ello, ya existe como un mero club social que ha sido aceptando miembros que, según mi fuente, no saben español. Y peor… ¡por una cuota!

Es más, mi fuente me informa que este caballero español se convirtió en miembro de la Academia Filipina cuando plagió una tesis escrita por un tal John Lent, un escritor norteamericano (es que para ser aceptado en la Academia Filipina, uno tiene que escribir y leer una tesis académica o discurso de ingreso a los miembros mayores que decidirán si el solicitante es apto para convertirse en miembro o no). Espero fervientemente que esto sea sólo una habladuría. Sin embargo, según lo que he estado escuchando, su afiliación ilícita a la Academia Filipina ya es un saber popular entre muchos académicos filipinos.

Pero a principios de este año, recibí un mensaje privado del presidente actual de la Academia Filipina diciéndome que yo borre la página de Facebook de la Academia Filipina “por varias razones” y que no la autoriza su existencia. Es triste porque al crear de esa página hace muchos meses yo le agregué y le instalé como un administrador. Agregué también los otros miembros de la Academia Filipina que tienen cuentas en Facebook con la esperanza de que puedan continuar en línea la herencia del Boletín de la Academia Filipina (porque ya no se publica). Y durante los principios meses de su existencia, este presidente no se quejó a mí sobre la existencia de esta página. De hecho, él estaba contribuyendo a ella, incluso saludó a sus miembros la Navidad pasada.

Entonces, ¿por qué me ordenó detener esta página sólo ahora? Con certeza, algo no está bien aquí.

También me di cuenta de que este presidente actual ya se ha quitó de la página, y no sólo a sí mismo sino a los demás académicos. Y cuando rechazé a eliminar la página, me bloqueó.

Y hablando de los otros académicos, he estado observando sus actividades en línea. En sus respectivas cuentas de Facebook, por ejemplo, rara vez promueven el idioma español como lengua filipina, y siempre publican en inglés. Muchos de estos académicos son políglotos y me parece que son meramente “amantes de lenguas”. Dudo si creen que el español debe ser considerado como un idioma filipino. Pero espero que me equivoque.

En comparación, hay otros filipinos en las redes sociales que promueven el idioma español incluso si no son miembros de la Academia Filipina. Un buen ejemplo es el historiador José Mª Bonifacio Escoda, hijo del académico Ramón Escoda (1901—1967), que comparte muchas lecciones interesantes de español en su cuenta de Facebook.

Y está también mi amigo Arnaldo Arnáiz. No sabe mucho español pero sigue promoviendo su importancia para los filipinos en su bitácora With One’s Past. Lo que Escoda y Arnáiz están haciendo es el mérito de un verdadero académico filipino.

En visto de lo anterior, decidí no borrar la página de Facebook de la Academia Filipina. Desde entonces, he estado aceptando a cualquier persona, filipino o no filipino, que tenga una pasión por traer de vuelta el idioma español en Filipinas así como aquellos que lo custodiarán, difundirán, y enaltecerán. Después de todo, me parece que no todos los que están en la Academia Filipina son verdaderos académicos.

Espero fervientemente que Darío Villanueva pueda resolver esta polémica de una vez por todas.

 

Advertisements

One thought on “Darío Villanueva: ¿nueva esperanza para la Academia Filipina?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s